LINGUA LATINA DEFENSA

     Mi amor por la lengua latina, me parece, viene de lejos en el tiempo. Como no soy ya “mozo”, sino que podría llamárseme “hombre”, creo poder emplear estas expresiones temporales que nada dicen, es cierto.
Universidad San Dámaso (Calle Jerte, 10 – Madrid)

     Así que me pregunto cuándo fue la primera vez que mis ojos se toparon con alguna frase latina. Supongo que sería en Astudillo (Palencia), en alguna de sus iglesias: San Pedro o Santa Eugenia, Santa María o Santa Clara. Recuerdo vagamente que en los coros de las parroquias (San Pedro y Santa Eugenia) todavía podíamos ver los niños alguno de los enormes “libros de coro” que estaban abiertos sobre gigantescos facistoles. Parecían enigmáticos gigantes que hubieran sido paralizados, petrificados ante el Misterio que se respiraba en estos templos heladores donde sólo algunos pájaros podían morar… Podíamos ser monaguillos desde los 9 años, una vez que habíamos tomado la Primera Comunión. Tal vez por entonces (ya con “uso de razón”, lo que se supone ocurría con 7 años) pude leer alguna frase o palabra en latín. Antes, seguro, escuché el “Pange, lingua, gloriosi…” en algún Corpus Christi. Más tarde pude estudiar en Bachillerato esta lengua, que nunca me ha abandonado. De hecho, ahora sigo aprendiendo sus rudimentos, descifrando textos que parecen haber sido sintetizados por alquimistas que, ellos sí, conocían, tenían que conocer el secreto de la piedra filosofal. Me enseñan esta lengua en la Faculta de Literatura Cristiana y Clásica “San Justino”, perteneciente a la Universidad Eclesiástica “San Dámaso”, de Madrid.

http://www.sandamaso.es/literatura_cc.php



     Todo esto, para dejar aquí constancia de que Benedicto XVI ha instituido —mediante el “motu proprio” Latina Lingua, del 10 de noviembre de 2012— la Pontificia Academia de Latinidad. Se trata de una iniciativa sorprendente y audaz, pues a los amantes de la Filología les agradará oír la defensa que Benedicto XVI hace de la lengua latina y, con ella, de los valores inherentes a la Latinidad. Dejo aquí varios enlaces y también el texto íntegró del “motu proprio”, en nuestra hermosa lengua vernácula.

A mí me parece que, mientras los bárbaros ya están entre nosotros, no deja de ser valiente defender el estudio de la lengua de Cicerón, pero también de San Agustín, San Jerónimo, Erasmo de Rotterdam o Luis Vives. Sus costumbres y su necedad nos abruman, pero el recuerdo de dónde venimos, de quiénes somos hace más llevadero su yugo.

Enlace al “Motu Proprio” Lingua Latina:

http://www.vatican.va/holy_father/benedict_xvi/motu_proprio/documents/hf_ben-xvi_motu-proprio_20121110_latina-lingua_sp.html

Enlace con la información sobre esta noticia:

http://www.news.va/es/news/el-papa-instituye-la-pontificia-academia-de-latini

Enlace a la página de la Pontifica Academia de Latinidad:

http://www.vatican.va/roman_curia/pontifical_academies/latinitatis/index_sp.htm

VALE.

Julio César Varas

Palencia, 1972. He estudiado Filología Española en la Un. Autónoma de Madrid, donde realizo mi tesis doctoral sobre Juan de Ávila (1499-1569). En la actualidad, soy profesor de Lengua y Literatura Españolas en el IES Gabriel García Márquez (Madrid). ORCID-ID: 0000-0003-3382-8894

More Posts


Julio César Varas

Palencia, 1972. He estudiado Filología Española en la Un. Autónoma de Madrid, donde realizo mi tesis doctoral sobre Juan de Ávila (1499-1569). En la actualidad, soy profesor de Lengua y Literatura Españolas en el IES Gabriel García Márquez (Madrid). ORCID-ID: 0000-0003-3382-8894

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search