Juan de Ávila en Córdoba (I)

A Carmen, cordobesa que acaba de nacer

Durante los últimos días del mes de junio de este año que ya expira tuve la suerte de poder asistir al III Congreso Internacional Avilista, que conmemoraba el 75º aniversario de la proclamación de Juan de Ávila como patrono del clero secular español (1946). El congreso se celebró en el Obispado, al lado de la Catedral cordobesa, cerquita de la Biblioteca Diocesana, y concluyó en Montilla (Córdoba), donde descansan los restos mortales del Maestro Ávila.

La asistencia a las ponencias del congreso me dio la oportunidad de saludar y conocer a algunos avilistas, entre los que destaco en primer lugar a don Juan Esquerda Bifet, cuya presencia y mirada me recordaron a alguno de los discípulos del Maestro Ávila de los que habla Luis Muñoz en su biografía (1635). También, pude conocer a Juan Miguel Corral, Nicolás Álvarez de las Asturias y José Ramón Godino, vinculados al grupo de investigación que la Un. Eclesiástica San Dámaso de Madrid dedica a San Juan de Ávila; o a Francisco Javier Díaz Lorite, María Jesús Fernández Cordero y Encarnación González, avilistas ya muy reconocidos. No quiero dejar de mencionar al joven sacerdote que ejerce su ministerio entre los seminaristas de Córdoba y dirige un programa en Radio María sobre Juan de Ávila, Carlos Jesús Gallardo, que tan amablemente me acogió. En la imagen que aparece debajo de estas letras aparecen los títulos de las comunicaciones que espero serán pronto impresas para mayor difusión.

Además del conocimiento intelectual y humano, tan enriquecedor, tuve tiempo de pasear diariamente por las calles de Córdoba, intentando reconstruir en mi mente eso que Pablo Jauralde llamaba la “geografía de la investigación” o los lugares vinculados a nuestros temas de investigación. De algunos de ellos quisiera escribir en las páginas digitales de esta bitácora.

Alfred Guesdon. Vista de Córdoba desde el aire. 1853

La presencia de Juan de Ávila en Córdoba (1534-1537 y 1546-1555)

Según recoge fray Luis de Granada en su biografía (1588), Juan de Ávila pasa a Córdoba hacia finales de 1534 o comienzos de 1535, después de haber recorrido la diócesis de Sevilla y algunos lugares de su arzobispado:

Después de estos lugares susodichos [Alcalá de Guadaira, Jerez, Palma y Écija], vino a Córdoba en tiempo del obispo don fray Juan de Toledo, y continuó allí su predicación por muchos días con grande concurso de oyentes y satisfación de todos. Y tendida la red del Evangelio, entraron muchos peces en ella de diversas personas, así de caballeros y clérigos y de otras personas de menor calidad. Y estuvo también allí en tiempo del obispo don Cristóbal de Rojas, y por su consejo ordenó allí un colegio de clérigos virtuosos para que de allí saliesen a predicar por los lugares vecinos.

(Granada-Muñoz, 1964: 104; f. 56v)

El primero de los obispos citados es el dominico fray Juan Álvarez de Toledo (1488-1557), que debió de acoger al Maestro Ávila bajo su protección tras el proceso inquisitorial seguido contra él en Sevilla (1531-1533) hasta 1537, en que es promovido al obispado de Burgos. En la etapa del segundo —don Cristóbal de Rojas y Sandoval (1502-1580), que fue obispo de Córdoba entre 1562 y 1571–, Juan de Ávila vivía ya retirado en Montilla y probablemente solo pudo estar presente en la ciudad a través de sus escritos: las Dos pláticas para sacerdotes y la edición manuscrita del Libro espiritual que trata de los malos lenguajes (Audi, filia reformado), que circuló por Córdoba al menos entre 1565 y 1568, hasta que fue secuestrado por la Inquisición.

Juan de Ávila vive en Córdoba aproximadamente entre 1534 y 1537 y de nuevo –según Sala Balust (2007: 105)– de forma tal vez menos permanente entre 1546 y 1555, sirviéndose de Córdoba como “centro misional” desde el que despliega múltiples actividades (como las famosas misiones populares por toda Andalucía), antes de su retiro definitivo en Montilla. Y es durante estos años en los que habría que situar los lugares y la topografía de algunas de sus obras: sermones y cartas, quizá las primeras redacciones de Audi, filia dirigidas como un “manual de avisos espirituales” a doña Sancha Carrillo, que se encuentra en Écija, lecciones de Sagrada Escritura, pláticas y avisos espirituales, etc.

Georg Braun (comp.) y Franz Hogenberg (grab.)
«Córdoba», en Theatri praecipuarum totius mundi urbium liber sextus [Civitates Orbis Terrarum. Tomo VI]. Coloniae Aggrippin[a]e [Colonia], 1617.

Será difícil dilucidar hasta qué punto la vida de este predicador itinerante y pobre ha influido en la creación y en el estilo de estas obras, pero no podemos dudar de que estas circunstancias materiales, geográficas también (la ausencia de un domicilio, la urgencia de la evangelización, quizá la presencia de libros prestados o de una biblioteca también itinerante) han debido de estar presentes de alguna forma en su composición. Sin pretender agotar este tema, presento algunos de estos lugares todavía hoy reconocibles. Me sirvo, en primer lugar, de la información del “Proceso informativo” para la beatificación de Juan de Ávila, tantas veces citado en este cuaderno, y de dos blogs dedicados a la historia de Córdoba: “Notas cordobesas” (de Paco Muñoz) y “Qurtuba Fábulas. Historias de Córdoba” (de Rafael Expósito Ruiz).

  1. El alcázar viejo de Córdoba

Como sucederá más tarde en Granada, a Juan de Ávila se le unen una serie de sacerdotes que llevan vida común junto a él, como refieren los Casos notables de la ciudad de Córdoba:

Finalmente, según es sabido, tuvo juntos más de veinte compañeros en el alcázar viejo, para principio de una religión que quería fundar; y cuando supo que el bienaventurado padre Ignacio (de Loyola) le había ganado por la mano, dio infinitas gracias a Dios, y así, pidió a sus compañeros que se entrasen en esta santa iglesia, porque era la misma que él quería fundar o establecer. Y entre otros que entraron, de los hijos más queridos, y que le oía los sermones de rodillas, era don Diego de Guzmán, conde de Bailén, y el Padre Gonzalo Gómez, y el Padre Barzana, y el Padre Barajas; y después de haberlos animado a esto, dijo del bienaventurado Padre Ignacio una cosa que, por ser de un hombre santo, quiero poner aquí: “Que le había al Maestro sucedido lo que a un hombre de pocas fuerzas queriendo llevar una piedra pesada una cuesta arriba; forcejea y revienta por llevarla, y al fin no puede. Viene un gigante, y quítasela de los brazos, y sin trabajo la sube a lo alto del monte”, de suerte que al Beato Ignacio lo hace gigante, y a él se hace de pocas fuerzas.

Casos notables de la ciudad de Córdoba (ms.), Cap. 4.
Córdoba (Karvinski, 1811). Perímetro de la collación de San Bartolomé-Alcázar Viejo (bordeado) e inmediaciones. 1. Catedral; 2. Palacio Episcopal; 3. Inquisición; 4. Caballerizas Reales; 5. Casas de Góngora; 6. Puerta del Puente; 7. Puerta de Sevilla; 8. Puerta de Almodóvar

Del barrio del Alcázar viejo o de san Basilio nos habla Amelia de Paz con pasión en el artículo (del que tomo la imagen superior) en el que desvelaba que también Luis de Góngora vivió (y estuvo censado) en 1607 en una de sus casas. Por lo que se puede observar, el barrio se encuentra próximo al actual Seminario de San Pelagio, en la ribera del río Guadalquivir, y en él se encontraba la sede de la Inquisición cordobesa. De Góngora y Juan de Ávila seguro que habrá algo que decir, pero ahora solo digo que don Luis de Góngora hubo de oír hablar del Apóstol de Andalucía tanto en las calles de Córdoba como en el colegio de los jesuitas donde estudió e, incluso, en la catedral de la que era racionero. Todavía vivía cuando se hacen las informaciones para la beatificación de Juan de Ávila (1624) a las que, paradójicamente, Córdoba tan solo aporta seis testigos, algunos tan conocidos como el lingüista Bernardo de Aldrete.

Del “colegio de clérigos virtuosos” que menciona fray Luis de Granada se hablará otro día. Ahora, acerquémonos al alojamiento habitual de este predicador que acaba de llegar a Córdoba junto con Pedro de Córdoba, hermano de doña Sancha Carrillo, como él cristiano nuevo y notado también por la Inquisición en Sevilla.

2. La casa de Alonso de Molina

Durante gran parte de su existencia, Juan de Ávila no tuvo un domicilio fijo, sino que vivió de prestado, en hospitales y casas de amigos y benefactores. A mí me cuesta imaginármelo y en esto, como en otras cosas, solo puedo constatar que Juan de Ávila era absolutamente “radical” en su forma de vivir el Evangelio:

Mientras iban caminando, uno le dijo: “Te seguiré adondequiera que vayas”. Jesús le dijo: “Las zorras tienen guaridas y las aves del cielo, nidos; pero el Hijo del hombre no tiene donde reclinar la cabeza” (Luc 9, 57-58).

Sobre algunos lugares vinculados al Maestro Ávila en Córdoba, que reúno en la siguiente cita, nos informa también el Licenciado Luis Muñoz en su biografía (1635), quien resume algunos de los testimonios del “Proceso informativo”:

Aposentose la primera vez que estuvo en Córdoba en el hospital de san Bartolomé; cúpole un aposento con ventana al altar mayor; allí asistía como un ángel humano al Santísimo Sacramento, su principal librería […] Aposentose otras veces que vino a esta ciudad en casa del licenciado Alonso de Molina, su discípulo, hombre de gran virtud, como en su lugar veremos. Demás de los sermones ordinarios, leía por las tardes en una iglesia parroquial de Córdoba las Epístolas de san Pablo o, hablando más propiamente, hacía unas pláticas espirituales en que explicaba la doctrina del Apóstol.

Muñoz, 1964: 190; f. 18r.

No he podido encontrar más información sobre la casa de Alonso de Molina, al que aluden varios de los testigos que deponen en el “Proceso informativo” en Córdoba como uno de los principales discípulos del Maestro Ávila en esta ciudad. De él dice lo siguiente Luis Muñoz (1635):

No fue de menor nombre el padre Maestro Alonso de Molina, estimado en Córdoba, de donde era natural, y su obispado, por varón apostólico y de conocida santidad. Pasó seglar buena parte de su vida. Puso los ojos en él el venerable Maestro Ávila; aconsejo que mudase hábito y se hiciese sacerdote. Obedeciole; fue él santo, imitador de su maestro en la modestia, pobreza, humildad y las demás virtudes que componen un ejemplar sacerdote; nunca quiso beneficio eclesiástico ni más riqueza que la pobreza evangélica. Hospedaba al padre Maestro Ávila cuando venía a predicar a Córdoba; dábale vestido y comida y todo lo necesario, y no era mucho porque su casa era un refugio de pobres, con quien gastaba su hacienda. Fue treinta y seis años discípulo del padre Maestro Ávila. Tuvo tan gran don de consejo, que acudían a él, como a un oráculo, religiosos, caballeros y toda suerte de personas por gobierno de sus cosas y gozar de su conversación, que era dulcísima; fue copia del padre Maestro Ávila. Habiendo el padre Alonso de Molina llegado a los ochenta años de su edad, lleno de días y virtudes, voló al cielo con una muerte ejemplar, correspondiente a su vida.

Muñoz, 291-292; f. 72v-73r.

Muñoz también dice que fue un tiempo compañero de Esteban de Centenares (Muñoz, 1964: 310) y, por las palabras reproducidas más arriba, se deja entender que se trataba de un hombre adinerado que ejercía la caridad en su casa, como doña Mencía de Narváez, que también alojaba al Maestro Ávila. Un mismo patrón se repite en muchos de los discípulos del Maestro Ávila: hombres y mujeres encandilados con su amistad, con sus palabras, con su mirada, que cambian de vida, a la manera de los amigos de Ignacio de Loyola en París.

3. El Hospital de san Bartolomé o de las Bubas.

Plaza de San Bartolomé (Córdoba). Apud: “Los hospitales de San Bartolomé”, blog “Qurtuba Fábulas” (5-febrero-2021).

El testimonio del platero Diego de las Casas en el “Proceso informativo” (que recoge los recuerdos del P. Juan Díaz, a quien escuchó durante la fundación del Carmelo en Córdoba) proporciona más información sobre esta primera morada del Maestro Ávila en Córdoba y sobre las personas con las que se relacionaba. El relato, por lo demás, me trae a la memoria lo que el joven Juan de Yepes hará poco después en otro hospital de las Bubas (Hospital de Nuestra Señora de la Concepción), en Medina del Campo, en el que atendía a los pobres con enfermedades venéreas mientras asistía a las clases de los jesuitas:

Ansimismo, este declarante oyó muchas veces decir al dicho su padre [Juan Díaz] del particular recogimiento que el dicho Padre Maestro tenía el tiempo que vivió en esta ciudad y cómo ordinariamente vivió en el Hospital de San Bartolomé, que aquí llaman de las Bubas, en un aposento cuia ventana salía al altar mayor donde estaba ordinariamente contemplando en el Santísimo Sacramento, de que era devotísimo, y casi todo el día gastaba en oración y contemplación, de tal manera que aun llamándole a comer sentía dejar su santo ejercicio, y así oyó de su particular abstinencia a dos dos santas mugeres que vivían frontero al dicho hospital que, deseando ellas (que la una se llamaba María de Leyba y la otra era su hermana, y vivían en la casa que llamaban del Limón) acudir caritativamente al dicho Padre Maestro y aderezarle algunos guisadillos quando venía cansado de predicar, no lo quería comer, antes respondía con mucho agradecimiento y lo que recibía repartía entre los demás necesitados pobres, lo qual oyó muchas vezes repetir a las dichas mugeres hablando de la santidad del dicho Padre Maestro con el padre Gonzalo Gómez, capellán y administrador del dicho hospital, y con este testigo; y decir cómo muchas vezes le iban a hacer la cama y la hallaban como la habían dejado, porque no dormía en ella sino cuando era muchas su necesidad. Y el dicho padre Gonzalo Gómez refería cómo el dicho Padre Maestro se quedava muchas vezes de noche con los pobres y, en particular, quando estavan en peligro de muerte, y los consolava y confortava en el Señor, ayudándoles a bien morir con palabras mui edificativas.

Martínez Gil, 2004: “Proceso en Córdoba”, 202 [ff. 349v-350v].
Fuente en la Plaza de San Bartolomé, formada tras la demolición del Hospital de san Bartolomé o de las Bubas

En una documentada entrata del blog “Qurtuba Fabulas” se relacionan hasta 7 hospitales de san Bartomé en Córdoba. En la última visita que realicé a Córdoba, a mí me hacía ilusión pensar que el hospital de las Bubas de san Bartolomé podría estar ubicado junto a la Facultad de Filosofía y Letras (antiguo Hospital de agudos), muy cerquita también del Seminario Misionero “Redemptoris Mater”, por donde pasaba cada día para asistir a las conferencias en el Obispado.

Plaza del Cardenal Salazar: la Facultad de Filosofía y Letras (antiguo Hospital del Cardenal Salazar) frente a la iglesia de San Pedro de Alcántara

Sin embargo, la localización más plausible parece que hay que situarla en el Barrio de la Magdalena; esta es la que ofrecen tanto Ramírez de Arellano (1873: Paseo por el Barrio de la Magdalena), como Saldaña Sicilia (1934: 313-316). Además de María de Leiva, vive también junto al hospital de san Bartolomé y la parroquia de la Magdalena doña Teresa o Mencía de Narváez –según Sala Balust (2007: 104, nota 14)–, en cuya casa también parece que moró el Maestro Ávila, como recogen los Casos notables de Córdoba (n. 4, f. 8v-9r; ed. González Palencia, p. 11) y el testimonio del hermano Sebastián de Escabias S.I. (que recoge los recuerdos de Alonso de Molina, a quien acompañó durante tres años) en el “Proceso informativo”. Reproduzco toda la anécdota, pues bien vale la pena conocer al Maestro Ávila por sus obras:

Demás de lo qual oyó decir este testigo en la ciudad de Córdova al licenciado Alonso de Molina que el dicho Padre Maestro Ávila, asistiendo en la dicha ciudad de Córdova y teniendo su posada [en] casa de doña Theresa de Narváez, ágüela de don Diego de Aguado que hoy vive, salió el dicho Padre Maestro Ávila a decir misa a la Parroquia e la Magdalena y que sería las once y medio poco más o menos; y que entrando en la dicha iglesia llegó a el dicho Padre Maestro una muger con manto doblado en la cabeza y unas chaquetas en los pies y le dijo que le oyese de penitencia; y entonces el dicho Padre Maestro se reparó y le oyó y le duraba como hasta después de las doce; y que estando en esto llegó el padre Joán de Villarás, clérigo presbítero compañero del dicho Padre Maestro, y le dijo: “Venga vuestra merced a decir misa, que son las doce”; y que entonces respondió el dicho Padre Maestro Ávila: “No importa que sean, que más conviene acudir al consuelo esta ánima y de ello se servirá más a Dios, que no de que yo diga misa”. Y que así con estas razones prosiguió su confesión hasta cerca de la una del día, y que por ello se había quedado por decir misa.

Martínez Gil, 2004: “Proceso en Jaén”, 667 [f. 1126r-1126v]

Como se verá, pues, se trata del hospital de san Bartolomé que está en el Barrio de la Magdalena y próximo a esta iglesia, lo que también documenta muy bien Paco Muñoz en su entrada del blog “Notas Cordobesas” (6-agosto-2016).

Iglesia de la Magdalena (Córdoba)

Sobre la fundación de este hospital de las Bubas, en la que participó Pedro Fernández de Valenzuela (antiguo soldado en Nueva Granada y discípulo del Maestro Ávila), leamos las palabras de Ramírez de Arellano en el “Paseo por el Barrio de la Magdalena”:

Siendo Obispo de Córdoba D. Leopoldo de Austria, vino a esta ciudad el venerable Juan de Avila, a quien sus virtudes, saber y dotes oratorias le valieron el dictado de Apóstol de Andalucía; predicó en varias iglesias, entre ellas la Catedral, recogiendo tan copioso fruto, que fueron innumerables las confesiones generales hechas por los cordobeses, además de otra porción de actos enumerados en sus Obras y en los Casos raros de Córdoba. Muchos sacerdotes se declararon sus discípulos y otras personas se entregaron con gozo a su dirección. En este tiempo los tejedores de paños trataron de asociarse y aquel sabio varón les aconsejó la fundación de un hospital para el socorro de tantos enfermos desvalidos; prevaleció su opinión y, a seguida, fundaron el hospital de San Bartolomé y Santa María Magdalena, detrás de la parroquia de este mismo título. Dando un real por cada pieza de paño que tegían, llegaron a reunir un fondo suficiente a comprar terreno más espacioso y a propósito, como lo era el edificio que luego construyeron en la calle de Alcolea; en esto se les unió Pedro Fernandez de Valenzuela, quien aparece como fundador, por lo que fueron patronos de esta casa los Sres. Montesinos, a los que como ofrenda había de regalárseles todos los años un cubierto de plata. Edificose el nuevo hospital e iglesia, diciéndose en ella la primera misa en el año 1557, época en que dedicaron aquel a la curación del venéreo, ya muy generalizado y se le dijo San Bartolomé de las Bubas, para distinguirlo de otros de igual advocación.

Ramírez de Arellano, 1873: 49-50

Don Leopoldo de Austria fue obispo de Córdoba entre 1541 y 1557, fecha de su muerte, por lo que hay que situar estas palabras muy probablemente en la segunda de las estancias del Maestro Ávila en Córdoba. Localiza, además, Ramírez de Arellano en las proximidades del Hospital de la Bubas, la casa de doña Teresa (Mencía) de Narváez, en la actual Calle de Isabel II (antes, calle de Alcolea):

La calle de Alcolea corresponde a dos barrios: desde la plazuela del Vizconde hasta la de San Bartolomé, a San Pedro; y de allí en adelante, a la Magdalena. Se ha llamado de San Bartolomé, por el hospital, y de la Puerta Nueva; después llamaron a toda Carrera de la Puerta Nueva, hasta 1862 que la denominaron de Isabel segunda […] Varias son las casas de esta calle dignas de mencionarse como de interés para nuestra historia […] En el siglo XVI cuando estuvo en Córdoba el ya citado Mtro. Juan de Ávila, moraba en dichas casas la Sra. D.ª Teresa Narváez, tan piadosa y caritativa, que sostenía dentro de aquellas cuarenta camas, donde asistía veinte mugeres y veinte hombres pobres enfermos, cuidando ella con sus criadas a las primeras y el Padre Ávila con sus discípulos, a los segundos.

Ramírez de Arellano, 1874: 53-54.

4. La iglesia de Omnium Sanctorum (Todos los Santos)

Para terminar, aportaré aquí dos testimonios del “Proceso informativo” para la beatificación del Maestro Ávila que localizan la “iglesia parroquial” en la que Juan de Ávila “leía” (explicaba) las Epístolas de San Pablo. El primero procede del licenciado Felipe de Pareja, “que save en Córdova leía en la parroquial de Omnium Sanctorum las Epístolas de san Pablo y que acudía mucha gente espiritual a oírselas y salía de ello con mucha edificación” (Martínez Gil, 2004: 199; “Proceso en Córdoba”, f. 345v).

Blog “Notas Cordobesas”. Pza. de Ramón y Cajal, antiguo emplazamiento de la Parroquia de Omnium Sanctorum.

El segundo es del Licenciado Fernán Pérez de Torres, que conoció tanto al padre Alonso de Molina (en cuya casa vivió el Maestro Ávila muchas veces en Córdoba), como a Francisco Navarrete (quizá discípulo del Maestro Ávila y hermano de otro de los deponentes en Córdoba):

Itten conoció este testigo al Licenciado Francisco Navarrete, presbítero, teólogo conocido en esta ciudad por sus letras y virtud, al qual le oyó decir la grande sabiduría del dicho Maestro y espíritu con que interpretaba las divinas letras […] y en particular cómo un tiempo interpretó por las tardes en la iglesia parroquial de Omnium Sanctorum de esta ciudad las Epístolas de san Pablo en lengua bulgar, por que le pudiesen entender el muro concurso de gente seglar que le iba a oír y, en particular, muchas señoras nobles de vida muy recogida, lo qual escandalizó algún tanto a cierto maestro del orden de Santo Domingo, que a la sazón estaba en Córdoba y no había tratado al dicho Maestro. Y con recelo que no fuese aquella alguna doctrina sospechosa –como en aquellos tiempos corría la secta de los alumbrados–, comenzó a murmurar de este caso entre otros religiosos de su casa. Al qual respondió otro maestro grave que estaba muy seguro de que en aquel caso no había que temer porque conocía bien el sugeto: “Suplico a Vuestra Paternidad que vaya esta tarde y le oiga; y después de haverle oído, puede juzgar de aquella doctrina mal”. Azertadamente fue a la dicha iglesia y volvió a la noche diciendo con grande admiración: “He oído a san Pablo interpretar a san Pablo”.

Martínez Gil, 2004: 189; “Proceso en Córdoba”, f. 328v-329r.

De esta parroquia (hoy desaparecida) da varias noticias el blog “Notas Cordobesas” en una entrada dedicada a la iglesia y a su parroquia. Entre otras, que esta era la parroquia de los últimos tiempos de don Luis de Góngora y en cuyos libros se anotó su fallecimiento:

En el libro de difuntos de esa parroquia, está la inscripción de fecha veinticuatro de mayo de 1627, que dice: “En veinticuatro de mayo de mil seiscientos veintisiete años, llevamos á enterrar a D. Luis de Góngora, clérigo presbítero. Racionero entero de la Santa Iglesia Catedral de Córdoba; murió á veintitrés días, enterránrolo en la dicha Catedral”. Su tumba se halla en la Capilla de S. Bartolomé. D. Luis vivía en la plaza de la Trinidad, en la casa que hace esquina con Sánchez de Feria. Otra casa de esa plaza era la de los Duques de Hornachuelos, hoy Escuela de Artes y Oficios.

Iglesia de Omnium Sanctorum (de Todos los Santos), “Notas Cordobesas” (3-noviembre-2009)

5. El Hospital de san Sebastián

Termino esta entrada con un último lugar que no he podido localizar, pero que abunda en este retrato del Maestro Ávila que nos está proporcionando la geografía de la ciudad de Córdoba. Antes quiero también evocar la imagen del joven predicador que no tenía ya nada que perder –de origen converso, señalado por el Santo Oficio, extranjero en tierra de misión, como era Andalucía–, a partir de las palabras del Fernán Pérez de Torres en el “Proceso informativo”:

De su pobreza contaba el dicho padre Molina que no tenía casa y que estando en Córdoba entraba algunas vezes en su casa a deshora, cansado de predicar y de otros ministerios, y le decía: “Hambre tengo: ¿tenéis alguna cosa que darme de comer?” Y quando alguna vez quedaba a dormir en su casa le tomaba el bestido interior, y lo hallava astroso y tan roto, que estaba cosido con agujetas un pedazo con otro; y el sombrero, con agujeros, tan maltratado que le dio uno suyo y él escondió el otro, juzgando por cosa indigna de un hombre tan venerable que le trajese en la caveza […] Y que era cosa muy notable berle andar por las calles de Córdova.

Martínez Gil, 2004: 188; “Proceso en Córdoba”, f. 326r-326v y 327r.

Este predicador pobre que no tiene sitio fijo en que morar, suele dormir en los muchos hospitales que durante el siglo XVI pueblan la ciudad de Córdoba, según cuenta Saldaña Sicilia en varios artículos. Algunos se acogen a la misma advocación, como el de san Bartolomé, o el de san Sebastián. En este último parece que también vivió alguna vez el Maestro Ávila, según el testimonio de Diego de las Casas en el “Proceso informativo”:

Save que los dichos obispos [don Leopoldo de Austria y don fray Juan de Toledo] no pudieron acabar con el dicho Padre Maestro que recibiese ningún veneficio o pretenda, porque siempre vivió en pobreza evitando en hospitales, de limosna; que como a santo le visitaban y comunicaban santos y, como dicho tiene, oyó la particular estima que de nuestro santo maestro hizo santa Theresa de Jesús, y la veneración que le tubo siempre san Ignacio de Loyola y que el hermano Juan de Dios lo vino a visitar a esta ciudad estando el dicho Padre Maestro en el Hospital de san Sebastián de Córdoba; y habiéndose despedido de él, hallando el dicho hermano un pobre llagado en la puerta de la puente, se lo trajo al dicho Padre Maestro diciéndole que le traía allí a Jesucristo; y él lo recibió con mucha caridad y hospedó.

Martínez Gil, 2004: 203-204; “Proceso en Córdoba”, f. 352v-353r.
Portada del antiguo Hospital de San Sebastián (blog “Notas Cordobesas”)

Hubo en Córdoba un famoso Hospital de San Sebastián muy cerca de la Catedral (Calle Torrijos), según Saldaña Sicilia, que hoy es sede del Palacio de Exposiciones y Congresos, vecino me parece de Obispado donde tuvo lugar el III Congreso Internacional Avilista; pero también otro más pequeño, en la collación de san Lorenzo. No sabemos en cuál de los habitaría por entonces el Maestro Ávila. Buscaba estar cerca de Jesucristo y en los pobres y despreciados de este mundo, que tan poco ha cambiado, lo encontraba.

REFERENCIAS

  • Escabias S.I., Sebastián de (?), Casos notables de la ciudad de Córdoba (¿1618?), ed. Facsímil. Ed. Francisco Baena Altolaguirre, Montilla: Fotomecánica GAVE, 1982 [Ed. González Palencia, Madrid: Sociedad de Bibliófilos Españoles, 1949].
  • Expósito Ruiz, Rafael: “Los hospitales de san Bartolomé”, blog: “QURTUBA FÁBULAS. Historias de Córdoba” (5-febrero-2021). https://qurtubafabulas.blogspot.com/2021/02/los-hospitales-de-san-bartolome.html
  • Granada, Fray Luis de y Luis Muñoz, Vidas del Padre Maestro Juan de Ávila, Barcelona: Juan Flors, 1964.
  • Martínez Gil, José Luis, Proceso de beatificación del Maestro Juan de Ávila, Madrid: BAC, 2004.
  • Muñoz, Francisco, “Iglesia de Omnium Sanctorum (de Todos los Santos)”, blog “Notas Cordobesas” (3-noviembre-2009), <https://www.notascordobesas.com/2009/11/iglesia-de-omn1um-sanctorum-de-todos.html>
  • Muñoz, Francisco: “El Hospital de San Bartolomé de las Bubas y su plazuela después”, blog “Notas Cordobesas” (6-agosto-2016). https://www.notascordobesas.com/2016/08/el-hospital-de-san-bartolome-de-las.html
  • Paz, Amelia de, “El barrio de Góngora en 1607”, Criticón [Online], 129 | 2017, Online since 10 May 2017, connection on 26 December 2021. URL: http://journals.openedition.org/criticon/3370; DOI: https://doi.org/10.4000/criticon.3370.
  • Ramírez de Arellano, Teodomiro, Paseos por Córdoba, o sean, apuntes para su historia, 3 vols. [s.l.]: [s.n.] 1873-1877 (Córdoba: Imp. de Rafael Arroyo). [Ed. digitalizada en Biblioteca Digital Hispánica: <http://bdh-rd.bne.es/viewer.vm?id=0000009715&page=1>].
  • Sala Balust, Luis y F. Martín Hernández, “Estudio biográfico”, en San Juan de Ávila, Obras completas. Nueva edición crítica, Tomo I, Madrid: BAC, 2007, pp. 3-319 (“Introducción biográfica”, Obras Completas, Tomo I, Madrid: BAC, 1952, pp. 1-222).
  • Saldaña Sicilia, Germán, “Monografía histórico-médica de los hospitales de Córdoba (Continuación)”, Boletín de la Academia de Ciencias, Bellas Letras y Nobles Artes de Córdoba, 13, n. 41, 42, 43 (1934) y 14, n. 44 (1935).

Julio César Varas

Palencia, 1972. He estudiado Filología Española en la Un. Autónoma de Madrid, donde realizo mi tesis doctoral sobre Juan de Ávila (1499-1569). En la actualidad, soy profesor de Lengua y Literatura Españolas en el IES Gabriel García Márquez (Madrid). ORCID-ID: 0000-0003-3382-8894

More Posts


Julio César Varas

Palencia, 1972. He estudiado Filología Española en la Un. Autónoma de Madrid, donde realizo mi tesis doctoral sobre Juan de Ávila (1499-1569). En la actualidad, soy profesor de Lengua y Literatura Españolas en el IES Gabriel García Márquez (Madrid). ORCID-ID: 0000-0003-3382-8894

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search