Una «Exposición sobre las Bienaventuranzas» del Maestro Ávila

Varios testimonios coinciden en señalar que el Maestro Ávila compuso una «Exposición sobre las Bienaventuranzas», aunque llama la atención la aparente incoherencia que existe entre algunos testimonios del «Proceso informativo» para su beatificación y la relación de obras del Maestro Ávila que existía en el siglo XVIII. En la siguiente entrada intento desenredar apenas el ovillo a que ha dado lugar este texto avilino. Para ello, comienzo haciendo una relación de los textos existentes y paso después a intentar conjeturar algo de los textos hoy perdidos.

  1. La versión abreviada.

En la edición de Vida y obras (1618) que preparó el Licenciado Martín Ruiz de Mesa se ofrece una relación resumida de las ocho Bienaventuranzas, en forma de «avisos» o «reglas de espíritu», género literario en el que se van a prodigar algunos textos manuscritos e impresos de Juan de Ávila o Santa Teresa de Jesús, entre otros, a lo largo de los Siglos de Oro. Como puede comprobarse, se trata del enunciado de la Bienaventuranza abreviado (según el texto de Mat 5, 3-10) y un breve comentario en el que el autor realiza una explicación del sentido espiritual de «pobres de espíritu», «mansos», «lloroso», «tiene hambre y sed de justicia», «misericordioso», «limpio de corazón», «pacífico» y «padece persecución por la justicia». El texto termina con una concisa reflexión que transcribo aquí por su interés:

El que hubiere cumplido estas palabras ha conseguido la cumbre de la perfección que en esta vida se puede alcanzar.

Vida y obras del Maestro Juan de Ávila (Madrid, 1618, f.228-228v).

Luis Sala Balust, que estuvo investigando en los fondos de la Hispanic Society of America (New York), encontró una versión con variantes de esta «Exposición breve de las Bienaventuranças».

Hispanic Society of America (Nueva York. Audubon Terrace, en el Alto Manhattan, entre las calles 155 y 156)

El texto lleva por título «Breve exposición de las ocho bienaventuranzas, por el P. Mtro. Juan de Ávila, predicador de Andalucía» y se encuentra en el Ms. B2536, un volumen facticio formado por sermones y «papeles espirituales», entre otros, de fray Luis de Granada, Diego Pérez de Valdivia o fray Domingo de Valtanás (Sala Balust, 1961). Además de los enunciados de las Bienaventuranzas (que traducen el texto evangélico), La conclusión, por poner solo un ejemplo de las variantes más significativas, es diferente, como puede comprobarse:

En estos ocho grados, por donde se camina y sube a la alteza de la perfección evangélica, consiste la bienaventuranza de esta vida y la firme esperanza de la eterna felicidad que esperamos.

HSA, Ms. B2536 (Sala Balust 1961: 14).
Sala Cervantes (Manuscritos y Raros), BNE

2. Otra versión más extensa

Por su parte, José Solá S.J. encontró un fragmento de lo que parece ser un sermón dedicado a las Bienaventuranzas o, al menos, a la tercera de ellas (Solá, 1943 y 1945). El texto se encuentra en la Biblioteca Nacional de España, en el Ms. 6342 (f. 51-58v), también un volumen dedicado a «papeles varios», en general, sermones del h. 1568 (es decir, en época en la que Juan de Ávila todavía vivía). Hay que señalar que el fragmento de las Bienaventuranzas está copiado con una letra muy esmerada, aunque desgraciadamente la copia se interrumpe abruptamente.

BNE, ms. 6342

El texto no solo termina repentinamente, sino que se presenta también como un fragmento de un sermón ya comenzado. A pesar del título (que anuncia estar dedicado a cuatro de ellas), solo desarrolla la tercera Bienaventuranza («Bienaventurados los que lloran»), por otra parte, un texto por el que Juan de Ávila debía de sentir especial predilección, a tenor de las veces que lo cita en otros sermones y cartas. Se puede leer en la edición de las Obras Completas del Maestro Ávila (OC, II, 799-807).

3. Los testimonios antiguos

Como se ha comentado más arriba, varios testimonios o deposiciones del «Proceso de Beatificación» –tantas veces citado en este cuaderno de bitácora– comentan también algo sobre este tratado avilino dedicado a las Bienaventuranzas evangélicas. Frente a los textos que actualmente podemos leer, estos testimonios nos ofrecen imágenes muy poderosas de otros tiempos y de otros textos.

Escuchemos las voces del P. Alonso de Molina (a través de Fernán Pérez de Torres, rector de la iglesia parroquial de S. Nicolás y S. Eulogio) y del P. Alonso Fernández (al que escuchó, junto al P. Molina el Ldo. Felipe de Pareja, rector de la iglesia parroquial de Sto. Domingo de Córdoba):

Contava el dicho Padre (Alonso de Molina) de la obediencia que tuvo el dicho Maestro Ávila a la Iglesia romana y constituciones eclesiásticas, que comenzándose a publicar el Concilio de Trento oyó decir que entre ellos venía uno [un decreto] en que se prohibía la Sagrada Escritura en lengua bulgar y tomó un día con suma resolución y sin más consulta un libro que tenía compuesto de las ocho Bienaventuranzas y lo echó al fuego con grande dolor y sentimiento de los que lo supieron, porque era tratado de grave sabiduría y doctrina, y decía de él el dicho Padre Molina grandes encomios.

Proceso en Córdoba, Fernán Pérez de Torres, 188 [f. 326]

El decreto tridentino al que parece aludir esta anécdota es el «Decreto sobre la edición y uso de la Sagrada Escritura» –de la Sesión IV (8-abril-1546)– en el que se prohibía, de hecho, cualquier versión de la Sagrada Escritura que no estuviera basara en la «antigua Vulgata».

Que fue especialmente respetado y venerado de la Santa Sede Apostólica, y de que a los Romanos Pontífices y a sus decretos e institutos le tubo tanto respeto que, haciendo el dicho padre Maestro compuesto un tratado de las Vienabenturanzas en romance y sabiendo que el Santo Concilio mandaba que la Escritura no estuviese en romanze, sospechando que se entendía de su tratado lo quemó, con mucha lástima de las personas que lo habían leído.

Proceso en Córdoba, Ldo. Felipe de Pareja, 200 [f. 346]

Estos dos testimonios han de ser relacionados y completados con el del P. Sebastián de Escabias, jesuita del Convento de Jaén, que también ha recibido los recuerdos del P. Alonso de Molina, al que sirvió durante tres años en Córdoba:

A la sexta pregunta, dijo que de lo que de ella save es para dar a entender la virtud, letras y santidad y obediencia a la Santa Sede Apostólica que tubo en todo el tiempo que vivió el dicho padre Maestro Joán de Ávila, a donde este testigo estubo en su servicio los tres años que ha declarado; que habiendo enviado Su Santidad un Breve muy apretado prohibiendo que la Sagrada Escritura no estuviese escrita en cartapacios, sino impresa, y que habiendo llegado a noticia del dicho Maestro Joán de Ávila la dicha prohibición y hallándose al presente con muchos cartapacios que había escrito de su mano en las Universidades de Alcalá y Salamanca, y otros estudios suyos de mucho trabajo, y que sin mirar glosa ninguna del dicho Breve, sino entendiéndolo a la letra, los quemó luego sin dilación obedeciendo las dichas letras apostólicas, por lo qual le avían dicho don Pedro de Córdova, hermano de doña Sancha Carrillo, y fray Luis de Granada y el dicho Alonso de Molina, presbítero –todos discípulos suyos– que por qué havía hecho una cosa como aquella de quemar tantos cartapacios; y que les havía respondido: «No me he arrepentido de ello, por mandarlo como lo manda Su Santidad». Y que de ello habían quedado todos sus discípulos alegres, habiéndole oído la dicha respuesta a el dicho padre Maestro Ávila. Y esto lo save este testigo por lo haber oído decir, como dicho tiene, al dicho Alonso de Molina.

Proceso en Jaén, Sebastián de Escabias S.I., 666 [f. 1124]

Estas declaraciones, a través del recuerdo del P. Alonso de Molina, ponen de manifiesto que el Maestro Ávila había realizado una exposición de las Bienaventuranzas pero que, después de 1546, juzgó conveniente deshacerse de ella, en el caso de que los hechos correspondieran a ellas… Los tres testimonios parecen coincidir, pues, en cómo fue el decreto del Concilio de Trento el que motivó el abandono del tratado exegético. Lo que, sin embargo, no hizo que el predicador continuara recurriendo a la Escritura para realizar su labor evangelizadora.

4. Las Bienaventuranzas en la Congregación de Ritos

En el «Prólogo» del vol. 1 de su edición de Obras Completas (1952: XXX-XXXII) Sala Balust proporciona la lista de escritos del Maestro Ávila que la Sagrada Congreación de Ritos (hoy Congregación para las Causas de los Santos) había aprobado. El primero y el segundo de ellos dicen así:

  1. Cathechismus sive Doctrina christiana versibus exarata in octavo. Incipit: El Sacramento admirabile; finit: valen sus ruegos.
  2. Sermo de Beatitudine in quarto, qui incipit: Con ellos; finit: de las ánimas que le vieron. [Roma, Arch. Congre. SS. Rit. Decreta (1745-47), f. 131-132v]

Sala Balust ofrece también la descripción que de estos escritos aprobados ofrece un manuscrito de la Real Academia de la Historia, de Madrid (leg. 11-10-2/19), del que copio también los dos primeros puntos:

  1. Un tomo en octavo con 91 fojas, que contiene varios sermones a diferentes asuntos.
  2. Un sermón de las bienaventuranzas con 25 fojas, que prosigue los precedentes.

Lo que parece desprenderse de estos documentos del siglo XVIII es que existía un sermón dedicado a las Bienaventuranzas que, junto con otros, se encuentra hoy extraviado. Tal vez, la copia de la BNE, ms. 6342 perteneciera a este fragmento y ha quedado como botón de muestra de un tema al que el Maestro Ávila fue muy afecto. O es posible también que hubiera varios sermones dedicados a explicar estos lugares del Evangelio de Mateo.

Esto es lo que podemos, hoy por hoy, aventurar de este tratado sobre las Bienaventuranzas del que han sobrevivido, en forma de sentencias, los dos textos más breves y lo que parecen ser fragmentos de un sermón dedicado a glosar que hay un consuelo para los que lloran y vierten lágrimas.

Juan de Valdés, Diálogo de Doctrina Christiana (Alcalá de Henares: en casa de Miguel de Eguía, 1529)

La presión inquisitorial sobre los textos que comentaban la Sagrada Escritura en lengua vulgar llegará a su cenit en 1559, con la publicación del Índice de libros prohibidos promulgado por el inquisidor Fernando de Valdés, pero desde comienzos de la década de 1550 el recelo y los temores fueron en aumento con mucha probabilidad. El «Discurso de la Bienaventuranzas», que se encuentra en los Cap. 5, 6 y 7 del Evangelio de San Mateo, había sido traducido al final del Diálogo de la Doctrina christiana, de Juan de Valdés (Alcalá: Miguel de Eguía, 1529); pero también la Summa de Doctrina Christiana (Sevilla: Cristóbal Álvarez, 1551), de Constantino Ponce de la Fuente, lo incluía y comentaba. Finalmente, fray Luis de Granada lo presenta entre los apéndices de su Libro llamado Guía de pecadores (Lisboa: en casa de Ioannes Blavio de Colonia, 1556), tras la «Breve regla de vida christiana» del Maestro Ávila y otros textos espirituales.

En este contexto literario, probablemente, estaba destinada a ver la luz la Exposición de las Bienaventuranzas de Juan de Ávila que, quién sabe, se guarda todavía en algún arca de tres llaves…

REFERENCIAS

  • Ávila, Juan de, Obras Completas del B. Mtro. Juan de Ávila. Edición crítica. I. Ed. Luis Sala Balust, Madrid: BAC, 1952.
  • Ávila, San Juan de, «Breve exposición sobre las bienaventuranzas», en Obras Completas. Nueva edición crítica. Vol. II. Ed. Luis Sala Balust y Francisco Martín Hernández, Madrid, BAC, 2003, 809-810.
  • Proceso de Beatificación del Maestro Juan de Ávila. Ed. José Luis Martínez Gil, Madrid: BAC, 2004.
  • Sala Balust, Luis, «Cartas inéditas del P. Mtro. Juan de Ávila y documentos relativos a Fr. Domingo de Valtanás en la Hispanic Society of America», Hispania Sacra,14 (1961), 155-170.
  • Solá, José, «Un inédito del B. Ávila sobre las bienaventuranzas», Manresa, XV (1943), 274-282.
  • Solá, José, «Nota bibliográfica. Códices, estudios, vidas, iconografía y ediciones de las obras del B. Ávila», Manresa, XVII (1945), 351-387.
  • Vida y obras del Maestro Juan de Ávila, Madrid: por la Viuda de Alonso Martín de Balboa, 1618.

Julio César Varas

Palencia, 1972. He estudiado Filología Española en la Un. Autónoma de Madrid, donde realizo mi tesis doctoral sobre Juan de Ávila (1499-1569). En la actualidad, soy profesor de Lengua y Literatura Españolas en el IES Gabriel García Márquez (Madrid).

More Posts


Julio César Varas

Palencia, 1972. He estudiado Filología Española en la Un. Autónoma de Madrid, donde realizo mi tesis doctoral sobre Juan de Ávila (1499-1569). En la actualidad, soy profesor de Lengua y Literatura Españolas en el IES Gabriel García Márquez (Madrid).

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search