Los memoriales de doña Sancha

Para los sobrinos y sobrinas cordobesas

El día 10 de mayo se conmemora el aniversario de la muerte del Maestro Ávila, su dies natalis. Quiero imaginar cómo sería «el cabo de año» de aquel 1570, cómo sería su recuerdo en los que lo conocieron y trataron de cerca: en la Marquesa de Priego y en la Condesa de Feria, en el joven Gaspar Pereira, o en los lejanos Juan de Ciudad y Luis de Granada… Su ausencia dejaría un hueco grande en aquellos aposentos sencillos en los que vivió, oró, escribió.

Cuadro de María José Ruiz. Juan de Ávila, con capa pluvial, junto al pozo y la zarza del patio de su casa en Montilla (Córdoba)
María José Ruiz. Retrato de Juan de Ávila junto al pozo de su casa de Montilla

El padre Juan de Villarás, su compañero y secretario durante más de dieciséis años, tuvo hasta el final de su vida un recuerdo muy vívido de aquel sacerdote al que consideraba un santo. Sus recuerdos quedaron, a su vez, depositados en la memoria de otros discípulos (como Juan de Vargas) y, posteriormente, fueron recogidos en el «Proceso Informativo» para su Beatificación. Algunos nos dan una «composición de lugar» de su pobre aposento y de su vida modesta, como este que hace posar nuestra mirada sobre la humilde biblioteca de la casa donde vivió tantos años Juan de Ávila en Montilla.

Y se acuerda este testigo que por fin del año de ochenta y dos y principio de ochenta y tres escribió el padre fray Luis de Granada, de la Orden de Santo Domingo, al dicho padre Juan de Villarás, desde Lisboa, una carta avisándole que desde Roma le habían escrito –y a lo que este testigo se quiere acordar, el Duque de Gandía– que escribiese la vida del venerable padre Juan de Ávila. Y lo quería poner por obra y que, pues había vivido en su compañía tantos años, que le ayudase con algunos avisos y cosas, de tantas notables como podía saber [y] sabía, para que saliese la obra que le pedían como se debía a tan gran varón. Y se acuerda este testigo que, al tiempo que recibió el Padre Villarás esta carta, estaba enfermo en la cama y llamó a este testigo y le dijo que hiciese oficio de secretario para aquellos memoriales, por no estar él para escribir. Y pidió a este testigo que le trajese un canasto blanco que tenía encima de los libros. Y se lo trajo a la cama, de donde iba sacando papeles y dictando lo que este testigo iba escribiendo por sus puntos. Y sabe que lo encaminó a Lisboa, al padre fray Luis de Granada.

Juan de Vargas, «Proceso en Madrid», f 36v-37, p. 24-25

Por cierto, que la Vida del Padre Maestro Juan de Ávila –publicada en las Obras del Padre Maestro Juan de Ávila, predicador en el Andaluzía (Madrid: Pedro Madrigal, 1588, f. 1-75v)– no satisfizo del todo a los discípulos del Maestro Ávila, como afirmaba el P. Andrés de Cazorla, rector del Colegio de la Compañía de Jesús en Andújar y que también había regido el Colegio de Montilla de la Compañía de Jesús:

Y cerca de este libro, oyó quejarse a algunos discípulos del dicho Beato Padre Maestro de que hobiese andado tan corto y quitado la [edición] impresa [la ocasión] de escribir la vida a quien estuviese mejor en todos los casos particulares, o a la persona que estuviese más cerca de los originales, porque el padre Maestro fray Luis de Granada la escrivió en Portugal, donde asistió muchos años.

Andrés de Cazorla, «Proceso en Andújar», f. 1471v-1472r, p. 889

Y sabe y oyó decir y quejarse a los discípulos que anduvo muy corto el padre fray Luis como persona que escrivió en Portugal y que había munchos [sic] años que no le havía comunicado.

Andrés de Cazorla, «Proceso en Andújar», f. 1479r, p. 894

Una de estas quejas, según parece, se refería a la parquedad que fray Luis de Granada tuvo para consignar algunos «sucesos maravillosos» o milagrosos del Maestro Ávila. Y, entre otros, también los que atañían a la vida de Sancha Carrillo, la dedicataria inicial de Audi, filia, de la que fray Luis de Granada había escrito una reseña bastante breve en su biografía [1964: «De la señora doña Sancha», III Parte, Cap. 4, § 5, p. 113-116]. Uno de estos «originales» y «papeles» que tal vez podría haber encontrado Juan de Vargas en el «canasto blanco» y al que voy a dedicar esta breve entrada de Materia Philologica, es el «memorial» biográfico que el Maestro Ávila dedicó a su dirigida doña Sancha Carrillo.

La biografía «oficial» de esta joven ecijana le fue encomendada al padre Martín de Roa que, según él mismo confiesa, basó su Vida y maravillosas virtudes de doña Sancha Carrillo (Sevilla: por Alonso Rodríguez Gamarra, 1615) en los memoriales que sobre ella habían escrito el Maestro Ávila y su hermano, don Pedro Fernández de Córdoba. El «Proceso informativo» nos proporciona algunas noticias sobre estos memoriales y papeles.

1. En cuanto a los memoriales de don Pedro Fernández de Córdoba (que no llegaron nunca a imprimirse) debían de correr varias copias por la Andalucía de finales del siglo XVI [Sala Balust, 1963: 282]. En las deposiciones de los «Procesos de beatificación» varios testigos afirman poseer alguna de ellas. Entre otros, Francisco Yánez de Herrera, Catedrático de Prima de Teología en la Universidad de Baeza («Proceso en Baeza, f. 1430, p. 866) y el Maestro Juan de Cisneros, Prior de la iglesia de San Pedro de Jaén («Proceso en Baeza», f. 1223v, p. 727).

Añado yo a esta breve lista el testimonio de Bernardo de Aldrete (o Alderete), Canónigo de la Catedral de Córdoba y autor de Del origen y principio de la lengua castellana o romance que oi se usa en España (Roma: por Carlo Vuliet, 1606). Entre otras interesantes noticias, afirma:

Save este testigo que así muchos autores destos reinos como de fuera de ellos, en sus escritos, hacen honorífica mención del santo padre Maestro Juan de Ávila, llamándole santísimo, como lo fue en todo el discurso de su vida y se ve en las vidas de la dicha santa Condesa de Feria y de la santa doña Sancha Carrillo, que ambas escribió el dicho padre Martín de Roa y está en gloria, y este testigo tiene copia de lo que escribió don Pedro Fernández de Córdova, su tío [sic].

Bernardo de Alderete, «Proceso en Córdoba», f. 337v, p. 195

Ninguna de estas copias se había encontrado, hasta que el benemérito Luis Sala Balust halló una de ellas en la Hispanic Society of America (Nueva York), que editó como Apéndice a su edición de los Avisos y reglas cristianas [1961 y 1963]. Se trata del Ms. B. 2444, que lleva por título «La vida de doña Sancha Carrillo, hija de don Luis Carrillo de Córdoba y de doña Luisa de Aguilar, escrita por Pedro Fernández de Córdoba, su hermano».

Sala de Lectura. Hispanic Society of America (New York)

2. Sobre el «memorial» que escribió el Maestro Ávila, habrá que suponer que una copia fue enviada a Lisboa y, aunque cicateramente, hubo de ser tenida en cuenta por fray Luis de Granada para la breve reseña que ofrece en su Vida del Padre Maestro Juan de Ávila. Otras debieron circular entre sus discípulos, como la que poseía el licenciado Bartolomé de Madrid, presbítero de Montilla, que afirma haber conocido y tratado a doña Sancha Carrillo y ser tío de don Luis Fernández de Córdoba Portocarrero (1555-1625), quien fue obispo de Málaga, Santiago y Sevilla. De hecho, Martín de Roa afirma haber recibido los «memoriales que dejaron ellas [de las virtudes de Sancha Carrillo] el Padre Maestro Juan de Ávila y el P. Fray Luis de Granada y don Pedro de Córdova, su hermano» («Razón de lo que se escrive en este libro», fol. prelim. 4). Podríamos, así pues, pensar que fue a través de Bartolomé de Madrid como le llega al Obispo de Málaga este memorial manuscrito y, por su mediación y promoción, al P. Martín de Roa. Bartolomé de Madrid es un testigo muy cualificado del «Proceso informativo», porque según su testimonio conoció al Maestro Ávila en persona y «le oyó muchos sermones». Gozó, además, de la amistad del P. Villarás, de quien afirma:

Y en estos tiempos, por tener este testigo particular amistad con el padre Joán de Villarás, discípulo del dicho siervo de Dios Maestro de Ávila, tratando con él –como tiene dicho– muchas vezes de su santidad y aprobechamiento grande que la christiandad rezivía de sus obras, le dio a este testigo en una de ellas un tratado escripto de mano que el dicho padre Maestro Ávila havía escripto, de la conversión, vida y costumbres de la dicha Doña Sancha Carrillo.

Bartolomé de Madrid, «Proceso en Montilla», f. 547v-548r, p. 307.

3. El penúltimo capítulo de la historia del «memorial» escrito por el Maestro Ávila tiene relación con la edición de Vida y Obras del Maestro Juan de Ávila, predicador apostólico del Andaluzía (Madrid: Vda. de Alonso Martín de Balboa, 1618), que preparó el licenciado Martín Ruiz de Mesa [Sala Balust, 2007: 67, n. 18]. Esta edición (que continúa publicando la «Vida» escrita por fray Luis de Granada) parecía estar destinada a dar a la luz varios inéditos del Maestro Ávila: toda un sección de cartas (la «Quarta parte»), los «Memoriales de Reforma» que el Obispo de Granada llevó al Concilio de Trento y la «Conversión, vida y costumbres de doña Sancha Carrillo» (si se me permite conjeturar un posible título a partir del testimonio de Bartolomé de Madrid).

Como puede leerse en la imagen superior, Cristóbal de Ovalle, en nombre del Consejo de la Suprema, informa de las razones por las que tanto los «Memoriales para el Concilio de Trento» como la «Vida de doña Sancha Carrillo» fueron excluidos de las «Obras» oficiales del Maestro Ávila.

Los avisos que el dicho Maestro embió al Sacro Concilio Tridentino son todos en materias ya en la Christiandad remediadas. Cessó la necesidad de imprimirlos.

La Vida de la señora Doña Sancha Carrillo, que esté en gloria, es santísima y de mucha edificación, pero llena de muchas revelaciones y favores exteriores de nuestro Señor. Los tiempos corren algo sospechosos en esta materia. No parece conveniente poner tropiezo a mujeres flacas con tales leturas.

Fr. Cristóval de Ovalle, Vida y obras [1618: fol. prelim. 2v]

Si los «Memoriales de reforma» han podido llegar a ser recuperados (vid.https://philologica.hypotheses.org/60), el «memorial» sobre la vida de la virtuosa Sancha Carrillo aún no ha podido ser hallado.

A la vida de esta heroica joven cordobesa hace ya años que he prometido dedicarle más espacio en este cuaderno de bitácora [https://philologica.hypotheses.org/125]. Hoy solo dejaré, como prenda, la imagen del Convento de San Francisco de Córdoba adonde llevaron sus restos mortales el 13 de agosto de 1537 y donde de forma anónima reposan junto con los de sus padres en espera de otra vida menos trabajada [Pérez-Aínsua 2006].

Iglesia del Convento de San Francisco, Córdoba

El recuerdo de esta noble dama, convertida en religiosa por mediación del Maestro Ávila, me trae a la memoria también el de los sobrinos que celebraron sus matrimonios en esta hermosa iglesia de Córdoba (entonces de San Pedro el Real): Manuel y Nazaret, Pedro y Rebeca. En estas jóvenes cordobesas creo yo ver, a menudo, la audacia y fortaleza de Sancha Carrillo, que renunció a los palacios y las galas de todo un Emperador por los dulces amores del Crucificado.

Referencias

  • Luis de Granada, Vida del Padre Maestro Juan de Ávila y las partes que ha de tener un predicador del Evangelio [Obras, 1588], en Fray Luis de Granada – Licenciado Luis Muñoz, Vidas del Padre Maestro Juan de Ávila. Ed. Luis Sala Balust, Barcelona: Juan Floras, editor, 1964, 19-135.
  • Pérez-Aínsua Méndez, Natalia, «Vida de doña Sancha Carrillo, tercera franciscana (1513-1537)», en M. Peláez del Rosal(Dir. y ed.), El franciscanismo en Andalucía. La Orden Tercera Seglar: historia y arte. Conferencias del XI Curso de Verano (Priego de Córdoba, 26 a 29 de julio de 2005), Córdoba, Asociación Hispánica de Estudios Franciscanos, 2006, p. 415-432.
  • Proceso de Beatificación del Maestro Juan de Ávila. Ed. José Luis Martínez Gil, Madrid: BAC, 2004.
  • Roa, Martín de, Vida y maravillosas virtudes de doña Sancha Carrillo, Sevilla: por Alonso Rodríguez Gamarra, 1615.
  • Sala Balust, Luis, «Una biografía recuperada: «La vida de Doña Sancha Carrillo», discípula del Mtro. Ávila, escrita por su hermano Don Pedro Fernández de Córdoba», Ibérida. Revista de Filologia, 6 (1961), p. 221-243.
  • Sala Balust, Luis (ed.), «»Vida de Doña Sancha Carrillo», discípula del Mtro. Ávila, escrita por su hermano don Pedro Fernández de Córdoba», en Juan de Ávila, Maestro, Avisos y reglas cristianas sobre aquel verso de David: AUDI, FILIA, Barcelona: Juan Flors, 1963, p. 279-305.
  • Sala Balust, Luis, «Estudio Biográfico», en San Juan de Ávila. Obras Completas. Nueva edición crítica. Vol. I. Ed. Luis Sala Balust y Francisco Martín Hernández, Madrid, BAC, 20072, 3-373.

Julio César Varas

Palencia, 1972. He estudiado Filología Española en la Un. Autónoma de Madrid, donde realizo mi tesis doctoral sobre Juan de Ávila (1499-1569). En la actualidad, soy profesor de Lengua y Literatura Españolas en el IES Gabriel García Márquez (Madrid).

More Posts


Julio César Varas

Palencia, 1972. He estudiado Filología Española en la Un. Autónoma de Madrid, donde realizo mi tesis doctoral sobre Juan de Ávila (1499-1569). En la actualidad, soy profesor de Lengua y Literatura Españolas en el IES Gabriel García Márquez (Madrid).

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search