Los libros del Colegio de la Asunción, en Córdoba (III)

En la entrada que inauguraba esta serie dedicada a los libros del Maestro Juan de Ávila, me preguntaba por aquellos que podría poseer y manejar un predicador del siglo XVI. He de confesar que desconocía todavía el artículo de Manuel Ambrosio Sánchez, del que cito esta conclusión: «No existe una biblioteca del predicador, sino muchas bibliotecas; casi me atrevería a decir que tantas como predicadores» [Sánchez, 1998: 289]. Pero, aun aceptando esta limitación, me gustaría seguir reconstruyendo esa «librería ideal» que, entre recomendaciones y testimonios, puede ser todavía rescatada del olvido.

Vista de Córdoba. Anton van den Wyngaerde. 1567

Los libros de un predicador evangélico

No estará de más realizar una somera «composición de lugar» del aposento de un «predicador evangélico», como el Maestro Ávila, para poder entender mejor la parquedad con la que recomienda libros y autores en algunos pasajes de su obra. Porque, tal vez, se podría pensar que el predicador que duerme de prestado en el pequeño y pobre aposento de un hospital o en la casa de otro sacerdote amigo (como le pasaba al Maestro Ávila en Córdoba), tiene una amplia biblioteca a su disposición. Sin embargo, durante gran parte de su vida la realidad del Maestro Ávila fue muy diferente. El «Proceso de Beatificación» realizado en el siglo XVII nos ofrece, de nuevo, una valiosa información acerca de la biblioteca de Juan de Ávila en la casa de Montilla, a partir de la deposición que el Licenciado Juan de Vargas realiza a la Pregunta 33 («De su muerte»). Este recoge con fidelidad los recuerdos del Padre Juan de Villarás, amanuense y compañero del Maestro Ávila durante sus últimos años:

Y sabe este testigo que cuando murió el Padre Maestro Juan de Ávila, mandó toda su librería a los Padres de la Compañía de Jesús. Y vido este testigo algunas veces enviar al Padre Juan de Villarás a la dicha Compañía por algunos cartapacios de los que habían llevado del Padre Maestro, encuadernados, que eran de a folio, que estaban manuscritos, algunos de letra del Padre Maestro y otros de letras diferentes, aunque al fin de algunos sermones había algunas letras del Padre Maestro. […] Y preguntando este testigo al dicho Padre [Villarás] que cómo había allí cartapacios y sermones con letras diferentes, respondió el dicho Padre Juan de Villarás que, cuando acusaron falsamente al Padre Maestro los señores del Santo Oficio de Sevilla, mandaron recoger todos los papeles que hubiese del Venerable Padre Maestro Juan de Ávila, ansí cartas como sermones, de su mano o ajena; y cuando los señores inquisidores lo sacaron con tanta solemnidad y honra, le volvieron todos los papeles que se habían juntado.

Juann de Vargas, «Proceso en Madrid», p. 87 (f. 57v-58r).

Además de la noticia de que la «librería» o biblioteca del Maestro Ávila pasó al Colegio de Montilla de la Compañía de Jesús (asunto del que se tratará en otra entrada, D.v.), esta declaración nos informa de cómo eran estas bibliotecas de los predicadores, en las que había libros impresos y manuscritos, apuntes propios y ajenos. La del Maestro Ávila se asemejaría a las que algunos frailes tenían en sus celdas, en las que los apuntes para preparar un sermón se mezclaban con las obras que debían «calificar» o censurar, con libros de estudio tomados de la biblioteca conventual… Pero la de un predicador como el Maestro Ávila no tendría parangón con la de un catedrático de Universidad, como fray Luis de León [San José, 2007] o con la de predicadores reales, como fray Bartolomé Carranza de Miranda [Tellechea, 1963] o el Doctor Constantino Ponce de la Fuente [Wagner, 1979].

IES Luis de Góngora, Córdoba

El Colegio de la Asunción (Córdoba)

El «Proceso de Beatificación» proporciona aún otras noticias más concretas sobre los libros del Maestro Ávila. Atendamos ahora al testimonio del Licenciado Fernán Pérez de Torres, que estudió en el Colegio de Montilla de la Compañía de Jesús «desde edad de once años» y también conoció al citado padre Juan de Villarás y al Padre Alonso de Molina (en cuya casa vivía el Maestro Ávila en Córdoba).

Itten refería el dicho Padre Juan de Villarás de su devoción al Santísimo Sacramento, cómo sellava las cartas misivas con su figura; y este testigo vido y tubo en sus manos el sello, que hera de metal y de echura y tamaño muy humilde. Itten guardava [d]el dicho Maestro, como de hombre santo –y le dio a este testigo– letra de su mano, pelos de su barba y pedazos de su vestido, y unos «Setenarios» de Gabriel y otros libros, [en] que havía estudiado el dicho Maestro en Alcalá, para la librería del Colegio de la Asunción, de esta ciudad, siendo este testigo rector de él.

Fernán Pérez de Torres, «Proceso en Córdoba», p. 187 (f. 325-v).
Biblioteca. IES Séneca, Córdoba

Esta declaración nos informa, de paso, de otro de los destinos de la librería del Maestro Ávila: el Colegio de la Asunción, de Córdoba, fundación de Pedro López de Alba (médico del emperador Carlos V) por consejo del Maestro Ávila [Aranda, 1987 y 2013]. Algunos de estos libros, suponemos, se encontrarán en el fondo antiguo de los Institutos de Ed. Secundaria Séneca y Luis de Góngora, y de la Biblioteca de la Universidad de Córdoba, herederos de su biblioteca. Pero de hoc, iterum.

Mas regresemos al objeto de esta noticia, que es el estudio de alguno de los libros del Maestro Ávila, del que también nos informa este testimonio. Los «Setenarios» de Gabriel Biel (ca. 1425-1495) se refieren al Sentenciario –«Comentario a las Sentencias» del teólogo Pedro Lombardo–, editado, por ejemplo, como Collectorium super primum [-quartum] libros Sententiarum (Lugduni: Ioannis Clein Alemanni impressum, 1514 – B. Pública de Palencia, A-919), de la que existe una copia digital en la Biblioteca Digital de Castilla y León. También se puede consultar en línea el ejemplar de la Biblioteca Histórica de la Un. Complutense digitalizado por Books Google . (Lugduni: Ioannem Crespem, 1532).

De Gabriel Biel, según señala Corral [336-7], también utilizó el Maestro Ávila su Expositio super canonis Missae, no solo en el «Tratado sobre el sacerdocio», sino también en otras obras. La Biblioteca de la Universidad de Granada ha digitalizado en el siguiente enlace un ejemplar de la edición lionesa de 1527 (Lugduni : in officina Antoni Blâchard… : Simon Vincent, 1527). En la Cátedra de Nominales o «de Gabriel» que explicaba Juan de Medina (1490-1546) en Alcalá de Henares, habría conocido el Maestro Ávila a este autor [Corral, 172]. Posteriormente, como tendremos ocasión de ver D. v., lo recomendaría asiduamente en varias cartas (Carta 5, al Maestro García Arias, y Carta 225, ¿a Alonso Molina?).

La dote para María de Hoces

Todavía encontramos otra valiosa información en el «Proceso de Beatificación» sobre los libros del Maestro Ávila. Aparece relacionada con «una de las mayores hazañas que se han visto en nuestros tiempos» [Granada, 118] y que todavía hoy nos produce ternura y admiración. Se trata del rescate de María de Hoces, mujer cordobesa que vive con el chantre de la catedral y del que tiene tres hijos. Después de un sermón que toca profundamente a la atormentada mujer, el Maestro Ávila la saca a escondidas de Córdoba y la conduce hasta Granada, adonde acude el chantre en busca de su presa, afortunadamente para ella sin lograrlo [Sala Balust, 73]. El episodio aparece con frecuencia en las respuestas a la Pregunta 22 del «Proceso de Información» («De su compostura y mansedumbre»). Así en la deposición del licenciado Juan de Vargas, que testifica en Madrid, y que relata la aventura:

Solo dice [Juan de Vargas] una cosa particular: que el padre Juan de Villarás contó a este testigo de una señora de Córdoba, de gente noble, con quien trataba un caballero deudo suyo tiempo había […] Y habiendo salido esta señora una tarde a unas Completas, procuró dejar la compañía con quien había ido y fuese a la salida de la ciudad en compañía de dos mujeres, hacia la parte del Espíritu Santo, donde la estaban esperando cuatro caballeros armados, deudos de esta señora, a quien se favoreció el padre Maestro Ávila para esta ocasión. Y el venerable Padre, en compañía de los caballeros y mujeres, fueron al amanecer a Baena, villa del Duque de Sessa, que está de Córdoba ocho o nueve leguas. Y como llegaron, la pusieron en un convento que está en dicha villa, famoso en santidad, rico de gente noble. Y porque aquesta señora no tenía caudal para alimentos y dote, el padre Maestro Ávila vendió todos sus libros para lo dicho. Profesó la señora y vivió con nombre de muy grande sierva de Dios. Y luego que la señora Marquesa de Priego [doña Catalina Fernández de Córdoba] supo el caso, mandó comprar otra librería tan buena para el padre Maestro Ávila, como [de] la que se había desecho.

Juan de Vargas, «Proceso en Madrid», p. 33 (f. 51-51v).

La venta de los libros para proporcionar una dote a María de Hoces nos recuerda a una de las imágenes de Santo Domingo de Guzmán y su «caridad libresca» cuando estudiaba en Palencia… Podemos suponer que algunos de los libros vendidos por el Maestro Ávila serían aquellos que tenía en Córdoba, por la época de su predicación en Omnium Sanctorum…

«No quiero estudiar sobre pieles muertas y que los hombres mueran de hambre» 
(«Proceso de canonización de santo Domingo. II Actas de los testigos de Bolonia», en L. GALMES, V. T. GÓMEZ (Dirs.), Santo Domingo de Guzmán. Fuentes para su conocimiento, BAC: Madrid, 1987, 166.)

El sello de las cartas y el Santísimo Sacramento

Las cartas del Maestro Ávila nos van a proporcionar más información sobre los libros en los que leía y los libros que recomendaba el maestro. Solían estar selladas, como describe el licenciado Juan Bautista de Navarrete –hermano de Francisco de Navarrete, posible discípulo del Maestro Ávila–:

Itten dijo que oyó decir, así al dicho su hermano como a otros, que el dicho padre Maestro Ávila fue devotísimo del Santísimo Sacramento y, así, compuso un libro de sermones del Eucharistía. Y el sello con que sellaba sus cartas, que este declarante tiene en su poder y lo venera como reliquia por haver sido del dicho Padre Maestro, tiene la insignia del Santísimo Sacramento, un cáliz y una ostia.

Juan Bautista de Navarrete, «Proceso en Córdoba», p. 196 (f. 339v)

Hasta en estos detalles predicaba el Maestro Ávila aquello que en la contemplación y la oración había aprendido: amor, amor, amor…

REFERENCIAS

  • Aranda Doncel, Juan, «Instituciones educativas andaluzas en el Antiguo Régimen: las constituciones del Colegio de la Asunción de Córdoba durante el siglo XVI», Boletín de la Real Academia de Córdoba de Ciencias, Bellas Letras y Nobles Artes, 58, n. 112 (1987), 5-22.
  • Aranda Doncel, Juan, «San Juan de Ávila y el clero diocesano cordobés durante los siglos XVI al XVIII», en Juan Aranda Doncel y Antonio Llamas Vela (eds.), San Juan de Ávila, Doctor de la Iglesia. Actas del Congreso Internacional, Córdoba: Publicaciones de la Fundación San Eulogio, 2013, 157-201.
  • Ávila, San Juan de, Obras Completas. Nueva edición crítica. IV. Epistolario. Ed. Luis Sala Balust y Francisco Martín Hernández, Madrid: BAC, 2003.
  • Corral Cano, Juan Miguel, Las fuentes en el Tratado del sacerdocio de San Juan de Ávila, a la luz del conjunto de sus escritos de Teología y Espiritualidad Sacerdotal, Madrid: Universidad San Dámaso, 2019.
  • Luis de Granada, Vida del Padre Maestro Juan de Ávila y las partes que ha de tener un predicador del Evangelio [Obras, 1588], en Fray Luis de Granada – Licenciado Luis Muñoz, Vidas del Padre Maestro Juan de Ávila. Ed. Luis Sala Balust, Barcelona: Juan Floras, editor, 1964, 19-135.
  • Muñoz, Licenciado Luis, Vida y virtvdes del venerable varón el P. Maestro Ivan de Ávila, predicador apostólico. Con algvnos elogios de las virtudes y vidas de algunos de sus más principales discípulos […], Madrid: en la Imprenta Real, 1635 [Ed. Luis Sala Balust, Fray Luis de Granada / Luis Muñoz. Vidas del P. Maestro Juan de Ávila, Barcelona: Juan Flors, 1964].
  • Proceso de Beatificación del Maestro Juan de Ávila. Ed. José Luis Martínez Gil, Madrid: BAC, 2004.
  • Sala Balust, Luis, «Estudio Biográfico», en San Juan de Ávila. Obras Completas. Nueva edición crítica. Vol. I. Ed. Luis Sala Balust y Francisco Martín Hernández, Madrid, BAC, 20072, 3-373.
  • San José Lera, Javier, “Los libros de Fray Luis de León”, Revista agustiniana, 48, n. 146 (2007), 333-356.
  • Sánchez, Manuel Ambrosio, “La biblioteca del predicador (en el siglo XVI): renovación y continuidad” en Pedro M. Cátedra, Augustin Redondo y M.ª Luisa López-Vidriero, El libro antiguo español. V. El escrito en el Siglo de Oro. Prácticas y representaciones. Salamanca: Ediciones Universidad de Salamanca, 1998, p. 289-318.
  • Tellechea Idígoras, J. Ignacio, “La biblioteca del arzobispo Carranza”, en El arzobispo Carranza. “Tiempos recios”. Vol. I. Un obispo evangélico, Salamanca: Publicaciones de la Un. Pontificia-Fundación Universitaria Española, 2003, 195-241 [Hispania Sacra, 16 (1963), 459-499].
  • Wagner, Klaus, «La biblioteca del Dr. Francisco de Vargas, compañero de Egidio y Constantino”, Bulletin Hispanique, 78, n. 3-4 (1976), 313-324.
  • Wagner, Klaus, El doctor Constantino Ponce de la Fuente. El hombre y su biblioteca, Sevilla: Diputación, 1979. 

Julio César Varas

Palencia, 1972. He estudiado Filología Española en la Un. Autónoma de Madrid, donde realizo mi tesis doctoral sobre Juan de Ávila (1499-1569). En la actualidad, soy profesor de Lengua y Literatura Españolas en el IES Gabriel García Márquez (Madrid).

More Posts


Julio César Varas

Palencia, 1972. He estudiado Filología Española en la Un. Autónoma de Madrid, donde realizo mi tesis doctoral sobre Juan de Ávila (1499-1569). En la actualidad, soy profesor de Lengua y Literatura Españolas en el IES Gabriel García Márquez (Madrid).

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search