Los libros del Maestro Ávila en Portugal

A Carmen Valcárcel y Javier San José

Aunque parece que Juan de Ávila no llegó a pisar tierras portuguesas, no solo sus discípulos sino también sus libros circularon por el país hermano. Mi segundo viaje a Portugal me ha permitido recorrer, a través de varias de sus bibliotecas, algunos «lugares avilistas portugueses» que van a continuar la serie de entradas dedicadas a los libros del Maestro Ávila.

La Biblioteca Pública de Évora junto al «Templo de Diana»

Al origen de esta singular relación del Maestro Juan de Ávila con Portugal, hemos de pensar en fray Luis de Granada, discípulo suyo, que hacia 1550 se encuentra en la diócesis del Arzobispo de Évora, el Infante-Cardenal D. Enrique, futuro rey de Portugal [Huerga, 98]. No lejos de Évora se encuentra Zafra (Badajoz), residencia de los Condes de Feria, a los que acompañaron Juan de Ávila y Luis de Granada durante largas temporadas, compartiendo la misma «mesa y casa» [Sala Balust, 2007: 120]. No sería, pues, difícil el paso del predicador desde la Extremadura castellana hasta el Alemtejo portugués.

Según relata fray Luis de Granada en la biografía que le dedica al Cardenal- Infante (h. 1587), fue él mismo quien le propuso al Arzobispo de Évora la necesidad de fundar un colegio para formar predicadores [Granada, 127]. Por mediación de él, probablemente, le dirigió una carta (hoy desaparecida) el Arzobispo de Évora al Maestro Ávila pidiéndole sacerdotes para iniciar un colegio, origen del posterior colegio de la Compañía de Jesús y de la Universidad de Évora, según relata Juan de Santibáñez S.I. en su Historia de la Provincia de Andalucía S.I.:

Fue nuestro Diego de Santa Cruz del séquito del apóstol de Andaluçía, el maestro Juan de Ávila, y muy su disçípulo entre los munchos [sic] saçerdotes que en Granada movidos con los sermones y trato del sancto maestro se agregaron a su escuela. Avía él fundado aquí un colegio o recojimiento de clérigos devotos para emplearlos en el ministerio de ganar a Dios almas y procurar por todos [los] caminos su aprovechamiento. Campeava entre munchos el zelo, fervor y aplicaçión de Diego de Santa Cruz y se ocupava alentado en ayudar a sus próximos. Avía bolado en alas de la Fama hasta Portugal el buen nombre de esta pequeñita congregaçión de saçerdotes operarios y sanctos. Y con deseo de aprovechar más sus ovejas, el Cardenal Infante Don Enrique, Arçobispo de Ébora, escrivió al maestro Ávila le embiase algunos saçerdotes de su escuela de vida exemplar, de talentos y partes, y que le pudiesen ayudar en las obligaçiones de su cargo. Por este exemplar de Granada pareçe instituyó en Ébora el Cardenal Don Enrique el colegio que poco antes dezíamos de saçerdotes recojidos, que estudiaron en hazerse idóneos ministros para correr con misiones las tierras y hazer fruto en las almas. Para dar principo y forma a este colegio, despachó desde Granada el santo maestro Ávila al Infante Cardenal algunos saçerdotes de su enseñanza, y de estos fue uno el Liçenciado Diego de Santa Cruz. Poco después de fundado aquel colegio, conoçió el Cardenal Don Enrique la Compañía de Jesús y, como hiziese experiencias de lo mucho que a Dios y la Iglesia servía esta nueva religión con sus misiones y con los dichos ministros, convirtió en colegio de padres de la Compañía de Jesús el que avía instituido de saçerdotes seglares».

Santibáñez, Parte 1ª, Libro 1º, Cap. 36, n. 7, f. 123v-124 [modernizo puntuación, grafías, acentuación y separación de palabras].

Los «Procesos de beatificación» proporcionan también una curiosa información sobre cómo la fama del Maestro Ávila pudo tal vez haber llegado a la corte portuguesa de Juan III. Se trata de la deposición de Pedro Curillo, capellán de la Catedral de Granada, a la 35ª pregunta («fama de santidad en vida y muerte»).

… y que gente de todos estados le tienen en gran veneración; en tanto grado, que a oído decir este testigo y que vino de los señores reyes de Portugal [sic], que sospecha fue el señor rey Don Juan, teniendo noticia de su mucha santidad y letras del dicho Venerable Padre Ávila, procuró llevarle consigo a Lisboa para valerse de su doctrina y consejos. Y excusándose el dicho Venerable Padre Maestro Ávila por sus enfermedades volvió a hacer instancia el dicho señor rey que ya que él no podía hacerlo, que le pedía que le imbiase una persona de su mano, tal qual convenía para su intento; y, entonces, procuró que fuese el Padre fray Luis de Granada, tan conocido en España y en toda la cristiandad por sus grandes partes y santidad, el qual fue y murió en el Reino de Portugal.

«Proceso en Granada», Pedro Curillo, p. 272 [f. 482]

A pesar del aspecto incompleto y poco preciso de la declaración –posiblemente basado más en palabras de oídas que en hechos comprobados–, muestra de alguna forma cómo se extendía más allá de Andalucía la fama del Maestro Ávila como predicador.

Biblioteca Pública de Évora. Por detrás, la torre de la catedral

No son pocos los discípulos del Maestro Ávila que, como Diego de Santa Cruz, pasan por Portugal, como relata Alonso Romo [1999]. El más famoso de ellos, sin duda, es Juan Ciudad (1495-1550), fundador de la Orden Hospitalaria como Juan de Dios, desde su conversión en Granada. La mayoría están relacionados con la Compañía de Jesús y muchos de ellos, además, estudian Teología en la Universidad de Coimbra y en la de Évora. Así, el joven eborense Gaspar Pereira, que vivió en la casa del Maestro Ávila en Montilla hasta su muerte y, posteriormente, entró también en la Compañía. Murió en Lima (Perú) en 1627, según recoge Muñoz [344-47].

Évora

No es de extrañar, pues, que la Biblioteca Pública de Évora posea una rica colección de libros avilistas. Desde luego, la biblioteca es en sí misma una joya arquitectónica y posee una de las mejores colecciones de impresos españoles de los siglos XVI y XVII. Eugenio Asensio la denominó «fresco oasis en el ardiente estío del Alemtejo» [1988: 21], no solo por la intensidad del calor estival, sino porque desde su fundación por el ilustrado Frei Manuel do Cenáculo custodia los fondos de los colegios de la Compañía de Jesús en Évora y de muchos monasterios y conventos portugueses.

La joya de la colección avilista es uno de los dos ejemplares supervivientes del Audi, filia primigenio: el impreso en Alcalá en 1556, condenado al olvido por el Índice de libros prohibidos (1559). Luis Sala Balust descubrió el ejemplar de Évora después de haber hallado el de la Biblioteca Nacional de Lisboa en 1946 (casi de forma simultánea a Marcel Bataillon, aunque había sido el dominico Justo Cuervo quien anunciaba su publicación en 1915).

Como puede verse, el ejemplar de la BP de Évora [SÉC. XVI, 183] tiene una encuadernación de pergamino con restos de correíllas. Se trata de un libro en 8º, de 143 folios, que ha sido sometido a una severa restauración de sus páginas, muy afectadas por los insectos. El libro, impreso en el taller complutense de Juan de Brocar, no tiene privilegio ni los preliminares que la Pragmática de 1558 hizo norma en los impresos españoles. Se trata de una hermosa y modesta «edición de librero» realizada por Luis Gutiérrez, promotor de otras empresas editoriales que, como esta, también fueron incluidas en el Índice inquisitorial de Melchor Cano y Fernando de Valdés.

Gracias a la amabilidad del Dr. Vicente Fino, responsable de la Sección de Reservados, pude consultar también otra de las rarezas de la colección avilista: la edición corregida de Audi, filia, impresa en Toledo (en casa de Juan de Ayala) en 1574.

En 1574, Juan Díaz, discípulo y familiar del Maestro Ávila, lleva a la imprenta el Audi, filia corregido y enmendado (como otro «Lazarillo castigado»). Lo imprime en Toledo y, posteriormente, en Madrid, en la imprenta de Pierres Cosin, que dará a la luz también el Epistolario (1578). La edición de Toledo, más cuidada que la madrileña, debió de ser exigua, si atendemos al escaso número de ejemplares que se han conservado. El ejemplar de la BP de Évora [SÉC. XVI. 155], también en formato 8º, es ya un ejemplar que cuenta con los preliminares a los que obligaba la Pragmática de 1558 (aprobaciones, licencia, privilegio, tasa, fe de erratas). Es llamativo el volumen del libro (380 folios), comparado con el Audi, filia de 1556. Esta diferencia física es una imagen muy plástica del trabajo de reelaboración emprendido por el Maestro Ávila después del veto inquisitorial. He de confesar que el cotejo de ambas ediciones y su contemplación material fue uno de los momentos más satisfactorios del viaje.

La BP de Évora posee, además, otros ejemplares de obras impresas del Maestro Ávila: las Primera [-Segunda] Parte del Epistolario para todos estados (Madrid, 1578 y Alcalá, 1579), la preciosa edición de Salamanca (Mathías Gast, 1575) y la de Alcalá (Juan Íñiguez de Lequerica, 1581) del Libro espiritual de los malos lenguajes del mundo, además de las Obras del Padre Maestro Juan de Ávila (Madrid, 1588) y la Tercera Parte de las Obras (Sevilla, 1596). En ella, además, halló Sala Balust las copias manuscritas de dos cartas del Epistolario dirigidas a Diego de Santa Cruz y al jesuita palentino P. Francisco de Estrada [Ms. CVIII 2-1 y 2-3].

Lisboa

Convento de Santo Domingo

En Lisboa terminó viviendo fray Luis de Granada, así que fue en la ciudad del Tajo donde compuso la Vida del Padre Maestro Juan de Ávila y las partes que ha de tener un predicador del Evangelio, que encabezaba la edición de las Obras en 1588. Ese mismo año, el 31 de diciembre, muere en el Convento de Santo Domingo, junto al Rossio. En la Iglesia de Santo Domingo (tanta veces destruida, tantas levantada) reposan sus restos y su alma espera.

Academia de Ciencias de Lisboa

No lejos de aquí se encuentra la Academia de Ciencias de Lisboa, en el Bairro Alto, en un edificio que ocupa el solar del antiguo Convento de Nossa Senhora de Jesus. Lo anodino del exterior contrasta con la belleza de las salas interiores y de su biblioteca.

Academia de Ciencias de Lisboa

No pude en esta ocasión — como sí lo hice en 2014– consultar los libros de la hermosa Biblioteca de la Academia de Ciencias: la edición toledana (Juan de Ayala, 1574) de Audi, filia [BACL, 11-663-11] o las Obras (Madrid, 1588). Un largo camino me condujo, por ventura, hasta el Chiado y la Praça do Comércio, donde declinaba el día…

Biblioteca Nacional de Portugal

La Biblioteca Nacional se encuentra cerca del aeropuerto, al norte de Lisboa. Esta biblioteca conserva muchos impresos y manuscritos de nuestra común historia literaria. Por poner un solo ejemplo, en ella localizó Marcel Bataillon el único ejemplar del Diálogo de la Doctrina Christiana de Juan de Valdés (Alcalá de Henares, 1529).

Exterior de la Biblioteca Nacional de Portugal

Sorprende el ruido de los aviones en la recoleta Sala de Reservados, atendida por la exquisita amabilidad de su auxiliar de sala (¿cómo se llamaba?) y la Dra. Margarida, jefa de la Sección de Reservados. Como la Biblioteca Pública de Évora, la BN de Portugal posee una excelente colección de impresos avilistas. La joya, también aquí, es el otro ejemplar de la primera edición de Audi, filia (1556), localizado hacia 1946 por Luis Sala Balust. Mientras que en los Reinos de Castilla y Aragón la Inquisición logró hacer desaparecer el Audi, filia de 1556, en Portugal parece que sobrevivieron algunos ejemplares, tal vez debido a la menor rigidez inquisitorial allende el Duero.

El ejemplar de la BN de Portugal [RES. 520 P] tiene una encuadernación más deteriorada que el de la BP de Évora; sin embargo, el estado de conservación de sus hojas interiores es excelente. Una nota manuscrita en la portada indica que procede de la biblioteca («livraria») de algún convento o de algún colegio de «Coimbra». Creo que se trata de un ejemplar de la misma tirada tipográfica, de la misma edición, que el de la BP de Évora. Sus páginas están limpias de notas de lectura y, al hojearlo, uno tiene la impresión de hacerlo bajo la mirada de los maestros Sala Balust o Bataillon.

Comienzo de Audi, filia, tras la «Breve regla de vida christiana»

La lista de la colección de impresos avilistas es larga. Destaco solo algunos ejemplares: el Libro espiritual que trata de los malos lenguajes del mundo, carne y demonio [RES 1783 P], que es la edición corregida de Audi, filia (Madrid, 1574). De este segundo Audi, filia hay también ejemplares de otras ediciones castellanas [Salamanca (1575), Alcalá (1577 y 1581)], pero también italianas, como el Trattato espiritual (Venetia: Francesco Ziletti, 1581). También hay ejemplares de las dos ediciones del Epistolario Espiritual (1578 y 1579), de la Tercera Parte de las Obras (Madrid, 1596) o de la Vida y obras (Madrid, 1574).

Me detengo en esta edición lisboeta en 8º, de 1589 (en casa de Alfonso Lopez) de la que hay varios ejemplares digitalizados por la BN de Portugal. Parece una edición no autorizada, pues carece no solo de la aprobación de la Inquisición que anuncia, sino también de los demás textos preliminares. En tanto que en Italia, Francia o Inglaterra Audi, filia (1574) se tradujo a sus lenguas vernáculas, la obra de Juan de Ávila se leyó y editó en Portugal en castellano. En los dos reinos ibéricos se entendían y hablaban ambas lenguas. Solo, posteriormente, el franciscano Manuel de San José OFM (1757-1780) –también traductor portugués de Santa Teresa– llevó a cabo una traducción de Audi, filia en 1765, que se conserva autógrafa en la BN Portugal [COD 5278] en la bellísima letra en que fue ejecutada. Su título es «Libro espiritual que trata das mas linguagens do mundo, carne e demonio, e dos remedios contra estes inimigos…»

En este pequeño escrutinio de libros avilinos no puedo dejar de mencionar la Guía de pecadores (1556) de fray Luis de Granada, en la que se incluía un texto del Maestro Ávila que debió de alcanzar fama entre sus discípulos. Se trata de la «Breve regla de vida christiana», formada por 10 documentos o consejos espirituales. Esta «regla de vida cristiana» forma parte también del Audi, filia (1556), pero no del recompuesto y enmendado en 1574.

La BN de Portugal posee varios ejemplares de esta edición del Libro llamado Guía de pecadores en el qual se enseña todo lo que el christiano deve hazer, dende el principio de su conversión hasta el fin de la perfection […] En Lisbõa: en casa de Ioannes Blavio de Colonia, 1556. Como está digitalizado, no me dejaron consultarlo físicamente. La «Breve regla de vida christiana» del Maestro Ávila se encuentra en los f. 171v-176r y forma parte de una especie de apéndice, que incluye también una «Regla de vida christiana» de fray Tomás de Villanueva y la traducción castellana de varios capítulos del Evangelio de San Mateo (entre ellos el Sermón de las Bienaventuranzas, Mt. 5, 1-12) y de algunas cartas de San Pablo. ¡Qué audacia, la de traducir a la lengua vulgar la Sagrada Escritura! El Índice (1559) lo advirtió. Dejo para otra entrada comentar la «Regla de vida christiana» del Maestro Ávila.

Pude ver en la Sala de Reservados otros libros gracias a la amabilidad de las responsables. Algunos de ellos, tal vez, compartieron espacio en los anaqueles de la «librería» del Maestro Ávila, tal vez en Alcalá, en Granada, en Baeza o en Montilla.

El primero de ellos [RES. 2163] es la Primera parte del Abecedario Espiritual de fray Francisco de Osuna (Medina del Campo: por Pedro de Castro; a costa de Juan de Espinosa, mercader de libros, 1544). El segundo ejemplar [RES. 4835] es el rarísimo Vía Spiritus, atribuido a fray Bartolomé de Palma –hermano lego del Convento de franciscanos de Nuestra Señora de Belén, en Palma del Río (Sevilla)–: según el colofón «fue impreso en Salamanca por Juan de Junta, impresor y mercader de libros», en 1541. Me llama la atención la tipografía de estos libros de la década anterior al Audi, filia de 1556: sus tipos góticos, su tamaño (4º), la riqueza de tintas y grabados de sus portadas e iniciales. Después, los libros se hicieron más populares, de bolsillo y en letra romana, para llevar a todos una espiritualidad reformada y reformadora.

La Universidad de Coímbra

Todavía no he podido visitar Coímbra, lugar en el que estudian tantos jesuitas de la primera hora entre los que están también varios discípulos del Maestro Ávila. En la Biblioteca Geral y en la Biblioteca Joanina de la Universidad de Coimbra hay también algunos libros del Maestro Ávila, como la edición lisboeta del Libro espiritual (1589), la segunda edición del Epistolario Espiritual (Alcalá, 1579) o una de las traducciones francesas de Audi, filia (Les oeuvres du Bienheureux Jean d’Avila… Paris: chez Pierre le Petit, 1673).

Un viaje incompleto… , pero tan intenso que hace brotar en mí un profundo agradecimiento al Maestro Ávila y a tantas buenas personas de las bibliotecas portuguesas que he encontrado. La limitación en todas nuestras obras es la dura carga, el cierto destino de nuestra condición de hombres. Lo expresó mejor el Licenciado Muñoz desde la portada de su Vida y virtudes (1635) del Maestro Ávila, en el emblema del elefante que se derrumba, vencido el peso del árbol en el que busca amparo, exclamando «Dum nitor humanis…» (mientras me apoyo en los hombres…) y proyectando nuestra mirada a un horizonte más alto, tras los pasos del Maestro Ávila.

REFERENCIAS

  • Alonso Romo, Eduardo Javier, «João de Ávila e a sua relação com Portugal no quinto centenário do seu nascimento», Brotéria 148 (1999), 565-574.
  • Asensio, Eugenio: “Censura inquisitorial de libros en los siglos XVI y XVII. Fluctuaciones. Decadencia”, 21- 36.en M.ª Luisa López-Vidriero y Pedro M. Cátedra, El libro antiguo español. Actas del primer Coloquio Internacional (Madrid, 18 al 20 de diciembre de 1986), Salamanca: Eds. Universidad de Salamanca-Biblioteca Nacional de Madrid, Sociedad Española de Historia del Libro 1988, 21-36.
  • García Gil, Helena, Livros quinhentistas espanhóis da Biblioteca da Academia das Ciências de Lisboa, Lisboa: Publicaçôes do II Centenário da Academia das Ciências de Lisboa, 1989.
  • Gusmão, Armando Nobre de (Dir.), Livros impressos no século XVI existentes na Biblioteca Pública e Arquivo distrital de Évora. II. Tipografía Espanhola, Evora: Publicaçoes da Junta Distrital de Évora, 1966.
  • Huerga, Álvaro, Fray Luis de Granada. Una vida al servicio de la Iglesia, Madrid: BAC, 1988.
  • Lavoura, Maria Emilia Balio (coord.), Tipografia Espanhola do século XVI. A colecçao da Biblioteca Nacional, Lisboa: Biblioteca Nacional, 2001.
  • Luis de Granada, Historia de las virtudes y oficio pastoral del Serenísimo Cardenal don Enrique, Arzobispo de Évora, que después fue gloriosísimo Rey de Portugal, en Fray Luis de Granada, Obras Completas. Tomo XVI. Biografías I. Ed. Álvaro Huerga, Madrid: Fundación Universitaria Española-Dominicos de Andalucía, 1997, 121-152.
  • Muñoz, Luis, Vida y virtudes del venerable varón el P. Maestro Juan de Ávila, Predicador Apostólico, con algunos elogios de las virtudes y vidas de algunos de sus más principales discípulos, Madrid: en la Imprenta Real, 1635, en Fray Luis de Granada – Licenciado Luis Muñoz, Vidas del Padre Maestro Juan de Ávila. Ed. Luis Sala Balust, Barcelona: Juan Floras, editor, 1964, 137-603.
  • Proceso de Beatificación del Maestro Juan de Ávila. Ed. José Luis Martínez Gil, Madrid: BAC, 2004.
  • Sala Balust, Luis, «Ediciones castellanas de las obras del Beato Maestro Juan de Ávila», Maestro Ávila, 1 (1946), 49-80.
  • Sala Balust, Luis, «Más ediciones castellanas y traducciones portuguesas del Maestro Ávila», Maestro Ávila, 1, 2 (1946), 181-187.
  • Sala Balust, Luis, «Aportación al ‘Epistolario’ del P. Ávila. Dos cartas inéditas del Beato Juan de Ávila a los Padres Francisco Estrada y Diego de Santa Cruz, de la Compañía de Jesús», Manresa, 66 (1946), 75-86.
  • Sala Balust, Luis, «Estudio Biográfico», en San Juan de Ávila. Obras Completas. Nueva edición crítica. Vol. I. Ed. Luis Sala Balust y Francisco Martín Hernández, Madrid, BAC, 20072, 3-373.
  • Santibáñez, Juan de, Historia de la Provincia de Andalucía S.I. (manuscrita), Biblioteca de la Universidad de Granada (Caja B-048, 049 y 050) < http://digibug.ugr.es/handle/10481/289?show=full>
  • Valdés, Juan de, Diálogo de Doctrina Cristiana. Ed. facsímil y ed. Marcel Bataillon, Coimbra: Imprensa da Universidade, 1925.

Julio César Varas

Palencia, 1972. He estudiado Filología Española en la Un. Autónoma de Madrid, donde realizo mi tesis doctoral sobre Juan de Ávila (1499-1569). En la actualidad, soy profesor de Lengua y Literatura Españolas en el IES Gabriel García Márquez (Madrid).

More Posts


Julio César Varas

Palencia, 1972. He estudiado Filología Española en la Un. Autónoma de Madrid, donde realizo mi tesis doctoral sobre Juan de Ávila (1499-1569). En la actualidad, soy profesor de Lengua y Literatura Españolas en el IES Gabriel García Márquez (Madrid).

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search