El Libro del Maestro Ávila

Seguramente no es posible conocer con exactitud qué libros leyó o llegó a poseer un predicador itinerante en la Andalucía de mediados del siglo XVI como Juan de Ávila (1499-1569). Mas, a pesar de estos límites, voy a tratar de ilustrar y estudiar alguno de los libros y lecturas de los que existe alguna huella en los escritos del «Apóstol de la Andalucía», en esta serie de entradas que hoy inauguro.

Casa de Juan de Ávila en Montilla (Córdoba)
Escritorio del Maestro Ávila. Casa de S. Juan de Ávila (Montilla, Córdoba)

El Maestro Juan de Ávila tuvo una fructífera y permanente relación con los libros impresos («de molde») y manuscritos («cartapacios»), como ponen de manifiesto las numerosas citas de sus escritos y los testimonios que recoge el «Proceso informativo» para su beatificación (1623-1628).

Los diferentes «procesos informativos» (realizados en Madrid, Almodóvar del Campo, Córdoba, Granada, Montilla, Jaén, Baeza y Andújar) se encuentran en el Archivo Apostólico Vaticano (antes «Archivo Secreto Vaticano»), de Roma [Congr. Riti. Processus 3173], en una copia de 1731. Los papeles originales del «Proceso Informativo para la Beatificación del V. P. Maestro Juan de Ávila» se encontraban en el archivo de la Congregación de San Pedro Apóstol de presbíteros de Madrid y se perdieron durante la Guerra Civil Española. Han sido transcritos por José Luis Martínez Gil y editados por la Biblioteca de Autores Cristianos en 2004.

Estos «Procesos» continúan siendo una fuente primaria importantísima para el estudio y conocimiento de la obra del Maestro Ávila y merecen por sí solos una reseña en Materia Philologica. Muchos de los testigos del «Proceso Informativo» han conocido personalmente al Maestro Juan de Ávila o a sus discípulos (Juan de Villarás, fray Luis de Granada, la Condesa de Feria, Diego Pérez de Valdivia, etc.) por lo que poseen información, aunque indirecta, de gran fiabilidad. De ellos voy a tomar el siguiente testimonio relativo a los libros del Maestro Ávila [modernizo la ortografía y la puntuación]:

A la décima séptima pregunta [«de la pobreza»] dijo que con ser [el] dicho venerable padre Maestro Ávila hijo de padres ricos y único hijo y heredero de ellos, todos sus bienes los dio y repartió a los pobres para seguir desnudo a Jesucristo; y reservando para sí solo unos pocos libros y un ornamento para decir misa, acordándose que aquel Señor que él tanto amaba murió en la cruz desnudo, lo dio por donación a un discípulo suyo, porque la hacienda con que se sustentaba era la fe y confianza muy firme que tenía en la Providencia paternal de nuestro Señor.

Proceso de Beatificación («Proceso en Baeza»: 844 [f. 1400r])

La declaración pertenece al Maestro Juan Antonio Muñiz, prior de la iglesia de San Marcos y Vicario de la iglesia y convento de la Magdalena, de Baeza. Recoge probablemente una tradición oral transmitida por los discípulos del Maestro Ávila a los niños y jóvenes que se educaban en los colegios y Universidad de Baeza: Juan de Ávila vendió sus bienes y se los entregó a los pobres, con quienes celebró un banquete tras su primera misa en Almodóvar del Campo. Pero aquí esta información es aumentada con la referencia a los libros y a un discípulo del que no he encontrado más referencias. El Bachiller Juan de Ávila ha regresado de Alcalá de Henares y trae algunos libros con él, que entrega a un discípulo: ¿se trataría de la Doctrina Christiana, de Juan de Valdés?, ¿de alguna edición de Erasmo, como la del Enquiridion o Manual del caballero christiano?

Claustro de la vieja Universidad renacentista de Baeza.

El libro del Maestro Ávila

La copiosa alusión (directa e indirecta) a la Sagrada Escritura hace suponer que el Maestro Ávila manejaba un ejemplar de la Biblia, hemos de suponer que en lengua latina. Sin embargo, los estudios que han intentado identificar la edición concreta que manejaba el Maestro Ávila no han resultado concluyentes por el momento (García Jalón; y Corral Cano). Por su parte, los «Procesos informativos» proporcionan alguna información sobre el formato de esta Biblia que, posteriormente, repetirá a la letra el Licenciado Luis Muñoz en su biografía (1964: 411-412). En la interesante deposición del aludido Juan Antonio Muñiz, de Baeza, encontramos lo siguiente:

Y, así, leyendo una vez en Córdoba a los clérigos mostró una Biblia pequeña que consigo traía. Y llegando a aquel paso y lugar del Evangelio en que nuestro Señor dice «Buscad primero el reino de Dios y su justicia, y todo lo demás os será dado», dijo que había echado una raya en este lugar y fiándose en esta palabra y promesa del Señor, que jamás le había faltado cosa de las necesarias para su vida. Y no solo para sí, sino para otros muchos pobres, hombres y mujeres, que a él acudían.

Proceso de Beatificación («Proceso de Baeza: 844-845 [f. 1400r])

Esta Biblia de pequeño tamaño fue heredada por el Padre Juan de Villarás, amanuense y secretario del Maestro Ávila durante los últimos dieciséis años en Montilla, según relata en su deposición el Licenciado Juan de Vargas, que sirvió los últimos veinte años al venerable sacerdote en la misma casa que había pertenecido al Maestro Ávila:

A la octava pregunta [«de la virtud de la esperanza»] dijo que tanto es verdad lo que en esta pregunta [está] contenido, que dijo [a] este testigo el Padre Juan de Villarás, estando un día comiendo y este testigo leyendo en una Biblia del venerable padre Maestro Juan de Ávila, llegando a aquel lugar de san Mateo que dice «Primum, regnum Dei et iustitiam eius, et hace omnia adicientur et vobis», dijo a este testigo el P. Villarás […] Respondió este testigo que sí y replicó el Padre Villarás: «Pues hágole saber que, leyendo yo al padre Maestro Ávila como vuestra merced me lee a mí ahora, me dijo: ‘Cuarenta años ha que vivo en fe de esa palabra y ni me ha faltado ni le he faltado'». Tanta era su confianza en Dios y el desprecio de todas las cosas de esta vida, que deseaba dejarla y salir de ella para ver a Dios.

Proceso de Beatificación («Proceso en Madrid»: 25 [f. 37v-38r])

¿Qué habrá sido de este ejemplar de la Biblia? El aposento todavía fue ocupado por algún piadoso sacerdote al servicio de los Marqueses de Priego hasta que, finalmente, pasó a la casa señorial. Tal vez, esta Biblia (así como el cáliz en que el Maestro Ávila celebraba la Santa Misa) fue heredado por el Marqués de Priego, como afirman también los «Procesos en Montilla». Pero, probablemente, no pasó al Colegio de la Compañía de Jesús de Montilla, a donde sí fueron muchos libros y papeles del Maestro Ávila. Desde el Colegio de Montilla, un pequeño grupo de 25 libros especializados en «controversia teológica» que pertenecieron al Maestro Ávila pasó a la Biblioteca Diocesana de Córdoba. Pero entre los catalogados, no se encuentra ningún ejemplar de la Biblia (Sánchez-Manchón: 457-471). Algunos estudiosos, como Encarnación González, aventuran que durante los años de su «vida oculta», que pasó el joven Ávila en Almodóvar del Campo (Ciudad Real) después de regresar de la Un. de Salamanca, este debió de leer y empaparse, sobre todo, de la Biblia. Desgraciadamente, la documentación sobre las casas del Maestro Ávila (en cuyo solar se encuentra hoy la Casa Natal), estudiada por Isabel Fernández del Río, no ha conseguido arrojar luz sobre los libros que el Maestro Ávila podría haber manejado durante los tres años de su retiro.

Mat. 6, 33 (justo antes del Cap. VII) en el ejemplar de una Biblia Sacra en 8º
[Lugduni: apud Hugonem a Porta, 1542, f. 450v (BNE, U/9578)]

La Biblia latina antes del Concilio de Trento

En la BNE es posible encontrar varios ejemplares de la Biblia Sacra en formato 8º, con el texto a dos columnas, como el de la imagen superior. He consultado uno de ellos —Biblia sacra latina [BNE, R.18.782]– probablemente impreso en Lyon por el impresor Jacques Sacon el 13 de enero de 1511. Los prólogos de San Jerónimo encabezan los distintos libros de esta Vulgata lionesa. El ejemplar de la imagen, accesible a través de la Biblioteca Digital Hispánica de la BNE [U/9578], es de época posterior pero puede dar una idea de cómo eran estas ediciones. En ambos casos, se trata de ediciones manuales de la Vulgata, de tamaño y seguramente precio muy reducido. Podemos pensar que Juan de Ávila poseería un ejemplar como alguno de estos.

Desde comienzos del siglo XVI, varios filólogos e impresores están sometiendo a revisión el texto recibido de la Vulgata. Surgen, así, distintas versiones que intentan mejorar el texto de San Jerónimo, primero mediante una nueva colación de manuscritos; más tarde, volviendo a traducir el texto de los originales hebreo y griego. Después de explicar este panorama de revisión del texto de la Vulgata anterior al Concilio de Trento, el profesor García Jalón afirma:

No es fácil admitir que Ávila tuviera acceso a todas estas traducciones, algunas de ellas sospechosas ya de estar contaminadas por la Reforma. Pero las versiones latinas de la Políglota Complutense o de Sanctes Pagnini bien podrían haber sido objeto de consulta por nuestro autor y, en época más tardía, quizás también la de Hentenius, que se propagó muy pronto por toda Europa.

García Jalón 2013: 326

La consulta de la edición de Sanctes Pagnino puede hoy hacerse a través del ejemplar digitalizado por la Biblioteca Digital Hispánica (BNE), del que se muestra aquí la portada [BNE, U/6483]. Se trata de la edición de 1542 realizada por Miguel Servet.

El fraile dominico Sanctes Pagnino (ca. 1470-1541) realiza una de las primeras traducciones completamente nueva de la Biblia, que publica en 1528 en Lyon. Se atribuye a este traductor el ser el primero en dividir el texto en versículos mediante números colocados al margen (Fernández Marcos-Fernández Tejero). Después de los problemas inquisitoriales que sufre la edición de Servet, Arias Montano recupera también esta traducción en la denominada «Biblia Políglota regia» (1569-1572). La Biblioteca Nazionale Centrale de Roma ha digitalizado un ejemplar [BNCR, 68.11.E.3] que es accesible a través de Books.Google.es

El texto de la Biblia Políglota Complutense que Juan de Ávila bien pudo haber conocido en Alcalá de Henares durante sus años de estudiante (1520-1526) está también digitalizado y uno de sus ejemplares [BNE, R.6005-6010] es accesible a través de la Biblioteca Digital Hispánica (BNE).

Volumen 1º de la «Biblia Políglota Complutense» (Alcalá de Henares: Arnao Guillén de Brocar, 1514)

En cuanto a la «Biblia de Lovaina», preparada por Ioannes Hentenius (1500-1566), uno de sus ejemplares [BNE, 1/17852] puede también hoy consultarse en línea a través de la Biblioteca Digital Hispánica. Según García Jalón (2013: 325-326), esta edición depurada de la Vulgata «corregida según los ejemplares más antiguos» conoció desde 1547 una difusión extraordinaria por toda Europa.

Hay que añadir que Juan de Ávila, como otros muchos sacerdotes, también podía acceder al texto de la Sagrada Escritura a través del Misal Romano que utilizaba con tanta frecuencia. La Biblioteca Digital Hispánica (BNE) ofrece también varios ejemplares digitalizados como este de 1543 [BNE, M/199], del que ofrezco la portada.

Missale Romanum. Caesaragustae: Georgius Coci, 1543.

Hay que pensar, asimismo, que el Maestro Ávila también utilizaría el Breviario o Libro de las Horas (como testimonia el Licenciado Muñoz de varios de sus discípulos). Aquí también podía leer textos de la Escritura y de los Padres de la Iglesia. De un ejemplar digitalizado (perteneciente a la Bibliothèque Sainte-Geneviève de París) y accesible a través de Archive.org ofrezco la siguiente imagen [OEXV 364 RES].

Breviarium secundus consuetudinis elnensis ecclesiae. Perpignan: Johann Rosembach, pridie Kal. Nov. [31 X] 1500.

La Sagrada Escritura era el Libro del Maestro Ávila: lo sabía casi de memoria y lo utilizaba tan frecuentemente en sus obras, que la citas literales y alusiones indirectas de los libros bíblicos aparecen por doquier, como si de un mosaico bíblico se tratara (García Muñoz). De esa pequeña Biblia (en 8º o 12º) que lo acompañaba en la faltriquera proceden buena parte de sus palabras e inspiración.

Referencias

  • Corral Cano, Juan Miguel, Las fuentes en el Tratado del sacerdocio de San Juan de Ávila, a la luz del conjunto de sus escritos de Teología y Espiritualidad Sacerdotal, Madrid: Universidad San Dámaso, 2019, p. 271-303.
  • Fernández Marcos, Natalio y Emilia Fernández Tejero, «Pagnino, Servet y Arias Montano. Avatares de una traducción latina de la Biblia Hebrea», Sefarad, 63 (2003), p. 283-329.
  • García-Jalón de la Lama, Santiago, “¿Qué Biblia leyó Juan de Ávila?”, en Juan Aranda Donceln y Antonio Llamas Vela (eds.), San Juan de Ávila, Doctor de la Iglesia. Actas del Congreso Internacional, Córdoba: Publicaciones de la Fundación San Eulogio, 2013, p. 315-326.
  • García Muñoz, Manuel, “El biblista San Juan de Ávila”, en Mª. Dolores Rincón González y Raúl Manchón Gómez, El Maestro Juan de Ávila (1500?-1569). Un exponente del Humanismo reformista, Madrid: Fundación Universitaria Española, Universidad Pontificia de Salamanca, Grupo de Investigación Humanismo Giennense (Un. de Jaén), 2014, p. 299-319.
  • Muñoz, Licenciado Luis, Vida y virtvdes del venerable varón el P. Maestro Ivan de Ávila, predicador apostólico. Con algvnos elogios de las virtudes y vidas de algunos de sus más principales discípulos […], Madrid: en la Imprenta Real, 1635 [Ed. Luis Sala Balust, Fray Luis de Granada / Luis Muñoz. Vidas del P. Maestro Juan de Ávila, Barcelona: Juan Flors, 1964].
  • Proceso de Beatificación del Maestro Juan de Ávila. Ed. José Luis Martínez Gil, Madrid: BAC, 2004.
  • Sánchez Herrador, Miguel Ángel y Raúl Manchón Gómez: «La biblioteca de Juan de Ávila del Colegio jesuítico de Montilla», en M.ª Dolores Rincón González y Raúl Manchón Gómez, El Maestro Juan de Ávila (1500?-1569). Un exponente del Humanismo reformista, Madrid: Fundación Universitaria Española, Universidad Pontificia de Salamanca, Grupo de Investigación Humanismo Giennense (Un. de Jaén), 2014, p. 439-472.

Julio César Varas

Palencia, 1972. He estudiado Filología Española en la Un. Autónoma de Madrid, donde realizo mi tesis doctoral sobre Juan de Ávila (1499-1569). En la actualidad, soy profesor de Lengua y Literatura Españolas en el IES Gabriel García Márquez (Madrid).

More Posts


Julio César Varas

Palencia, 1972. He estudiado Filología Española en la Un. Autónoma de Madrid, donde realizo mi tesis doctoral sobre Juan de Ávila (1499-1569). En la actualidad, soy profesor de Lengua y Literatura Españolas en el IES Gabriel García Márquez (Madrid).

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search