Esperando al Consolador. Edición crítica del Sermón 27 del Maestro Ávila

Materia Philologica es un cuaderno de bitácora iniciado el 3 de abril de 2012. A partir de ahora, prosigue su vida en Hypotheses.org. Quiero dar las gracias públicamente a sus responsables (especialmente, a Leire Frisuelos) por la generosa acogida en este estupendo proyecto cultural. Me alegra, asimismo, dedicar la primera entrada de este cuaderno digital a la edición de una obra del Maestro Ávila realizada por el profesor Adelino Álvarez Rodríguez en 2019.

El 450 aniversario del “dies natalis” del Maestro Juan de Ávila (1499-1569) no solo dará lugar a reuniones de especialistas (ver entrada anterior), sino que también divulgará la obra, las palabras, del gran escritor.

Es lo que ha hecho el profesor Adelino Álvarez Rodríguez al editar el Sermón 27 (O.C.) de S. Juan de Ávila y ofrecer, además, una versión modernizada de este tratado (en la editorial Círculo Rojo), continuando así la propuesta de su anterior edición del Tratado del Amor de Dios (Cuenca: Ediciones de la Un. Castilla-La Mancha, 2013).

Los “criterios de la edición” –que el editor desgrana en la “Introducción” y en las sustanciosas notas a pie de página– ofrecen una rica lección de crítica textual, de historia de la lengua y de teología. Todo ello muestra los enormes conocimientos del profesor Adelino Álvarez, quien continúa ejerciendo su magisterio a través de estos escritos y de sus palabras cuando uno, como yo mismo, tiene la suerte de disfrutar de su conversación.

Después de la ingente labor de recopilación llevada a cabo por D. Luis Sala Balust en las Obras Completas (1952-1953), ¿queda algo por hacer? Ciertamente, queda el trabajo de revisión, depuración y divulgación de su obra, pues el hecho de caminar “a hombros de gigantes” no debería desanimarnos ni de intentar perfeccionar el trabajo de nuestros maestros, ni de ofrecer los mismos textos a los nuevos tiempos desde una nueva mirada. No, no todo está hecho, no todo está hecho para siempre.

Se impone, en efecto, en primer lugar una labor de humilde revisión de los testimonios, como la llevada a cabo por el editor. Solo así, tras una estricta “collatio codicum”, se puede afirmar con rotundidad:

Todas ellas [las ediciones del Sermón 27] proceden, directa o indirectamente, de la matritense de 1596. Son, por lo tanto, textos copiados y carentes de importancia para la crítica textual (p. 14-15).

A partir de estas certezas, el editor puede ejercer sobre el texto la labor de la Filología, que es la de estudiarlo y restaurarlo allí donde haga falta. La comparación con el Sermón 28 (O.C.), por ejemplo, permite al editor hipotetizar que ambos textos podrían ser versiones del mismo sermón, pronunciado tal vez ante el auditorio de un monasterio de monjas (¿las clarisas de Montilla, en Córdoba?) el 29 de mayo de 1552.

La presencia de varias versiones de un mismo sermón o de una misma carta no es un hecho aislado ni extraño en la obra de Juan de Ávila. Sus discípulos, según aparece en los testimonios del “Proceso de Beatificación”, tomaban nota a pie de púlpito o recogían las notas manuscritas del Maestro Ávila y, a partir de ellas, han llegado hasta nosotros los textos de todos estos tratados.

En cuanto al texto del sermón, el profesor Adelino Álvarez lo presenta siguiendo criterios filológicos de modernización cauta de las grafías (Christo > Cristo, quanto > cuanto, discipulos >dicípulos), pero de estricto respeto a la imagen fonológica de la lengua del siglo XVI (comiençan, missa, estava, dezían).

Llama la atención, desde luego, la presencia de “peró” (p. 30), que el editor justifica (“Todavía en 1606 coloca Bernardo de Aldrete en su obra Del origen y principio de la lengua castellana tilde sobre la o” [p. 30, nota 16]):

Avéis de saber, hermanos, que aunque las fiestas de Dios se pasaron cuanto a la historia, peró no se pasaron cuanto a la virtud (p. 30)

El texto del Sermón 27, sin duda, recupera de nuevo su brillo, como si de un retablo renacentista cubierto de polvo se tratara. Así lo advertía el editor en la “Introducción” y lo justifica en las notas a pie de página: es necesario ejercer la “emendatio ope ingenii” (corrección de errores mediante la conjetura proporcionada por el conocimiento de la lengua y la obra del autor) para esclarecer las palabras del Maestro Ávila. Véase este ejemplo de lo dicho:

¡Cuán deseado fue nuestro Redentor antes que viniese al mundo! Desseolo Adam, deseolo Noé, deseolo Abraham, Isaac, Jacob. Desseáronlo los profetas y partriarcas; todos lo desearon. “Rociad, cielos, desde lo alto y las nubes lluevan al Justo; ábrase la tierra y produzca al Salvaldor”, decía el profeta (p. 39)

Era preciso, como hace el profesor Adelino Álvarez, recurrir a la Vulgata para restituir “al Justo” allí donde un componedor tipográfico descuidado o las notas manuscritas incompletas del sermón lo habían omitido. Hay un enorme trabajo de documentación y erudición detrás de toda la edición, como muestran las notas a pie de página, que ofrecen al lector las referencias y el contexto imprescindible para poder comprender cabalmente el texto (véase por ejemplo la nota 56, p. 46, al texto de Job 31, 17, “Si comí yo mi bocado a solas”).

Además de la edición crítica, el profesor Adelino Álvarez ofrece una versión modernizada (“traducción al español moderno”, p. 24) de las palabras del Maestro Ávila. Nadie mejor que él mismo para llevar a cabo esta tarea tan delicada y que exige amplios conocimientos del estado de la lengua en el siglo XVI y de su evolución.

La modernización resulta cercana, fluida, accesible, como corresponde a la voluntad del editor de acercar la obra del Maestro Ávila a los lectores de nuestro tiempo. No es una mera transcripción literal del texto: como buen profesor, el editor facilita la correcta interpretación del texto a los lectores. En este sentido, estoy seguro de que los promotores de la edición en la tierra natal del Maestro Ávila, la asociación VOCATIO de Almodóvar del Campo (Ciudad Real), estarán satisfechos de poder leer y entender a su paisano, recuperando una imagen que a veces la “glorificación” o el “engalanamiento” eclesial (beato, patrono del clero, santo, doctor) pudieran hacer lejana o distante. Ofrezco, para finalizar, una pequeña muestra que, de paso, compense esa “visión extremadamente negativa de la condición humana” (p. 16-17) a la que se refiere el editor, sin duda característica de época y de los “tiempos recios” que el Maestro Ávila vivió.

Ten, pues, hermano, confianza en los méritos que Jesucristo obtuvo. No pienses que es voz muda la que tienes en el cielo para tu defensa: los méritos de Jesucristo están allí abogando por ti. Y tampoco es voz muda si alegas esos méritos para que venga el Espíritu Santo. No desconfíes, porque si tú presentas los méritos de Jesucristo por ellos te darán al Espíritu Santo. Tanto vale lo que das como lo que te dan. Si te dan a Dios, a Dios das. Y aunque, en cuando Dios, Jesucristo, nuestro Redentor, no padeció, sin embargo, después de todo, se dice que padeció el que era Dios. Y por la hiel que Él bebió cuando estaba clavado en la cruz, te darán a ti la miel del Espíritu Santo (p. 84-85)

Referencias

  • Juan de Ávila, Tercera Parte de las Obras del Maestro Ávila, predicador en el Andaluzía […] En Madrid: en casa de Pedro Madrigal, 1596 [Ejemplar digitalizado del Museo Cerralbo, de Madrid, en Biblioteca Virtual del Patrimonio Bibliográfico <https://bvpb.mcu.es/museos/es/consulta/registro.do?id=485524>]
  • Juan de Ávila, Beato Maestro, Obras completas del B. Mtro. Juan de Ávila. Edición Crítica, 2 vols., Ed. Luis Sala Balust, Madrid: La Editorial Católica (BAC), 1952-1953. [I. Epistolario. Escritos menores; II. Sermones. Pláticas espirituales].
  • Juan de Ávila, San, Tratado del amor de Dios, Ed. Adelino Álvarez Rodríguez. Cuenca: Ediciones de la Universidad de Castilla-La Mancha, 2013.
  • Juan de Ávila, San, Esperando al Consolador, Edición, Estudio y Traducción de Adelino Álvarez Rodríguez, Roquetas de Mar (Almería): Círculo Rojo, 2019.

Julio César Varas

Palencia, 1972. He estudiado Filología Española en la Un. Autónoma de Madrid, donde realizo mi tesis doctoral sobre Juan de Ávila (1499-1569). En la actualidad, soy profesor de Lengua y Literatura Españolas en el IES Gabriel García Márquez (Madrid).

More Posts


Julio César Varas

Palencia, 1972. He estudiado Filología Española en la Un. Autónoma de Madrid, donde realizo mi tesis doctoral sobre Juan de Ávila (1499-1569). En la actualidad, soy profesor de Lengua y Literatura Españolas en el IES Gabriel García Márquez (Madrid).

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.