III Jornadas Avilistas

No di en su momento noticia de las II Jornadas Avilistas, pero no dejaré por ello de comentar brevemente mis impresiones sobre la jornada de este año, en la que ha participado María Dolores Rincón González.

El lugar para hablar de S. Juan de Ávila es su propia Casa Natal, que está siendo vivificada (la restauración es una mortecina imagen) gracias a la energía y el entusiasmo de Juan Carlos Torres y de un grupo de voluntarios de Almodóvar del Campo (Ciudad Real), reunidos en torno al proyecto VOCATIO.
La profesora Rincón González dirigió su comunicación a la gente de Almodóvar y a algunos otros, como yo, que llenábamos el patio de la casa natal, próxima a la Cueva de las Penitencias donde todavía parece morar algo del espíritu del joven Juan de Ávila. En sus palabras aparece un Juan de Ávila moderno, desprovisto por un momento de galas y glorificación (ni beato, ni santo ni doctor). Nos evoca al reformador y organizador de colegios que serán Universidad (Granada, Baeza, Córdoba), preocupado por las necesidades cotidianas y materiales de los hombres y mujeres con los que comparte espacio (las mujeres, los niños, los pobres, los enfermos, los mineros). Es este Juan de Ávila bastante más complejo que el “Patrono del Clero Español”, cuya obra a un tiempo es incluida en el Índice de libros prohibidos y aparece exaltada en Trento como silente consejero del arzobispo Pedro Guerrero. Una muestra, tantas veces señalada, son sus máquinas hidráulicas y el pleito que el Maestro Ávila siguió para que se reconociera su “patente”.
A mí, tal vez, lo que me pareció más evocador y sugerente fue la noticia sobre Alonso de Barzana S.J. (Baeza, 1528-Cuzco, 1598), discípulo-lingüista del Maestro Ávila, del que la profesora Mª. Dolores Rincón prepara un trabajo más extenso. 
Noticias, semblanzas, aspectos no tan conocidos de este humanista (en sentido profundo y conceptual), tantas veces despreciado por unos motivos u otros, cuya imagen está siendo iluminada no solo en publicaciones científicas y congresos eclesiásticos, sino también desde esta nueva escuela de la Casa Natal de Almodóvar del Campo. Sí, así de sorprendente es este humilde “segador”, como se ha considerado a Juan de Ávila en la tradición.
Me parece que, desde hace un tiempo, el Maestro Ávila está convocando un nuevo grupo de discípulos y discípulas. Ya se quedó atrás el Alcázar Viejo de Córdoba o los colegios de Granada, Baeza, Jerez… Ahora no nos reunimos al caer el sol en las casas de Écija, Palma del Río o Guadalcázar… Estos discípulos no siempre hemos pronunciado votos ni pertenecemos a otra orden que la de la Iglesia, en la que no hay distinción ni preeminencia de hombre ni mujer, letrado, seglar, laico o eclesiástico. ¿Qué tenemos en común? La admiración por el Maestro Juan de Ávila y, a través de él, por Jesucristo, crucificado y vivo por amor nuestro.

Julio César Varas

Palencia, 1972. He estudiado Filología Española en la Un. Autónoma de Madrid, donde realizo mi tesis doctoral sobre Juan de Ávila (1499-1569). En la actualidad, soy profesor de Lengua y Literatura Españolas en el IES Gabriel García Márquez (Madrid). ORCID-ID: 0000-0003-3382-8894

More Posts


Julio César Varas

Palencia, 1972. He estudiado Filología Española en la Un. Autónoma de Madrid, donde realizo mi tesis doctoral sobre Juan de Ávila (1499-1569). En la actualidad, soy profesor de Lengua y Literatura Españolas en el IES Gabriel García Márquez (Madrid). ORCID-ID: 0000-0003-3382-8894

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search